viernes, 17 de marzo de 2017




Y USTED QUE LO VEA

      Decía Lichtenberg que nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente que nos hacemos viejos.   Afirmaba García Márquez  que el secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad y Francis Bacon dejó escrito algo así como  "vieja madera para arder, viejo vino para beber,  viejos amigos en quien confiar y viejos autores para leer".
      El tiempo,  que solo sirve para consumirse,  tiende a glorificar lo viejo,  pero nadie quiere serlo,  curiosamente.
      Hace algo más de dos años que dejé de plasmar algunas reflexiones en este blog,  en lo que en principio solo quiso ser pausa y no parada y fonda, pero se alargó el asueto.
      Me ha sorprendido pensar igual que cuando las escribía,  la ingenuidad no envejece,  también me sorprende no haber avanzado en nada.  El tiempo corre,  vuela irreversiblemente y apenas aprendemos o,  quizás,  soy yo quien no lo hace.  Cualquier comentario y he repasado algunos,  tiene hoy la validez que me parecía tener entonces.  Todo permanece igual de sorprendente y solo ha variado el autor,  que se ha hecho más viejo.  Pues qué bien.
.  Y usted que lo vea.

sábado, 3 de enero de 2015

MALAS UVAS


     Lo digo por incordiar,  porque uvas malas no hay,  lo que hay son malos bebedores.  Y muchos borrachos.
     Pero media Andalucía se ha quedado sin tomar las uvas porque sintonizaba el canal regional.  La otra media,  más sensata o con mejor gusto,  ponía otros canales.
     Canal Sur no es sino el reflejo de una Andalucía sin sentido.  La consecuencia del advenimiento del despotismo desilustrado que llegó al poder con la vuelta de la democracia,  cuando gente sin oficio ni beneficio se convirtió en director general de cualquier cosa.  Las únicas carreras de la mayoría de los nuevos dirigentes eran las mantenidas con los grises detrás,  porra en ristre.  Muchos ni eso.
     Y así se cimentó un emporio ficticio que se mantiene a pesar de que después de muchos años de gobierno,  Andalucía encabeza la desproporción,  la miseria y el paro de este país desigual llamado España.
     Porque en la acera de enfrente no atan a los perros con longanizas;    desde el comienzo de la democracia,  la derecha no ha sabido salir de los señoritos de todos los tiempos
    Tan es así,  que formó durante mucho tiempo un líder a imagen y semejanza de Arenas,  para asustarse posteriormente del enorme parecido y colocar a un mindundi que no se parece ni a sí mismo.
     Y así nos luce el pelo por aquí abajo,  qué quiere usted que le diga.   Si Canal Sur deja a un lado a los graciosillos de rigor y olvida la copla,  se queda en nada.  Y hay que dar de comer a demasiada gente.  Dimitirá algún don nadie y poco más.
     El director del bodrio seguirá en su sitio,  como quien le nombró y quien nombró a quien nombró a los anteriores.  Así funciona todo esto y así sonaron las campanadas de la vergüenza.
   
   
 
   
   

miércoles, 31 de diciembre de 2014

BUEN AÑO

   
     El transcurso de los años fabrica escépticos,   además de viejos.  Yo alcanzo a verme claramente identificado con lo primero y aún me parece ver lejos lo segundo,  señal de que lo tengo cerca.
     Han sido demasiados años deseando lo mejor para vivir con lo acostumbrado.  Porque lo mejor para algunos es la diferencia con lo de todos.  Cuanta mayor sea la diferencia,  mayor satisfacción.
     Por eso ya no deseo gobiernos eficaces y me contentaría con que no fueran corruptos y cómplices de los saqueadores.  Ya no sueño con jueces justos sino con que tengan un espejo en el que vean reflejada su verdadera imagen.  Y sea irrompible.
     Ya no espero caridad cristiana de los obispos que disfrutan de secretarias,  coche oficial, palacetes  y prebendas mientras haya una sola esquina con gente desahuciada.  Ni cualquier otra caridad de la mayoría de políticos que han hecho de la hipocresía profesión.
     Han pasado los años en los que se le deseaba al prójimo un  " próspero año nuevo ".   Hoy basta con desear que no le roben.  Que no le roben más.
     Así que,  lo dicho.  Buen año.

jueves, 25 de diciembre de 2014

EL DISCURSO

      Pues qué quiere usted que le diga que igual no le sorprenda.  A mi el discurso no me dice nada,  seguramente porque está construido con ese fin.
      Afirmar que la crisis no ha terminado días después de que el presidente del gobierno diga lo contrario parece sensato pero no es más que una perogrullada.
      Afirmar que hay que acabar con la corrupción sin mencionar los alrededores también.
      El padre,  que ahora vive como le da la gana después de muchos años haciendo lo mismo,  nos cantaba por moralinas mientras tenía en el edificio continuo a la amiga.  Eran tiempos en que los obispos callaban,  es que son muy calladitos,   bendiciendo al monarca amante de la caza mientras negaban la primera comunión a alguna pequeña con síndrome de Down.
      Y nos dirán otra vez que la justicia es igual para todos mientras dejan salir a los cuarenta días de su ingreso en prisión al expresidente del Barça.
       Y nos hablarán de futuro mientras se suben un 0,25 por ciento las pensiones y el 0,5 el salario mínimo y a la eficaz ex ministra Mato mil euros más al mes como vicepresidenta de vaya usted a saber qué.
      A mi me suenan estos discursos como me sonaba el diario hablado de las dos y media de la tarde en radio nacional.   En mi infancia,  cosa ya harto lejana,  era como un rito;  hasta el punto de que siempre pensé en la obligatoriedad de su audición.   Raro era el día en que no se inauguraba un pantano,  que unido a los que se inauguraban en el NO&DO,  yo los creía distintos,  eran una barbaridad.  Sobre todo habiendo pertinaz sequía.
      Pero haciendo cuentas,  al fín y a la postre,  aquellos hicieron pantanos y estos,  algunos de estos ciertamente,  se llevan la pasta que habría costado hacerlos.  Y es que en los discursos,  como en los cariños,  obras son amores y no buenas razones.
                                                                       

lunes, 22 de diciembre de 2014

LA BUENA VOLUNTAD

     Entramos ya de lleno en fechas de forzado buenismo y mejores deseos.  Cada año deseamos felicidad a gente que durante el resto del calendario nos trae sin cuidado y confiamos que venga  "paz en la tierra a los hombres de buena voluntad ".    Algo que nunca llega porque,  aunque haberlos hailos,   bien que cuesta encontrarlos.
     Son fechas de ternura y hasta somos capaces de confundir a un portavoz con un bocazas en algunas organizaciones.  Son cosas de estos días.
      Nos ha crecido el número de amigos porque el wapsap es gratuito.  Con los sms éramos más selectivos.
     Hasta se dan situaciones en las que un inmigrante devuelve un maletín conteniendo varios miles de euros.  Es evidente que aún no se ha integrado en nuestra sociedad.
     Somos buenos por unos días,  qué vamos a hacerle.  A mí me cuesta,  mire usted,  pero seguramente por no desentonar hasta me parece cruel y pido disculpas por la imagen que,  como una broma,  acompaña a estas líneas.  La crisis para algunos está siendo un éxito,  pero nuestras esquinas están llenas de gente real y por eso me parece repugnante afirmar que se ha acabado.  Solo se acaban los escrúpulos porque devolver,  lo que se dice devolver lo que se han llevado bien calentito algunos,  no se ha devuelto nada.  En contraste con el frío de muchas esquinas de nuestras ciudades.  Feliz Navidad.
   
 
   

jueves, 18 de diciembre de 2014

EL ORGANISMO

     La secretaría general de empleo tiene un organismo adjunto que conoce de subsidios y rentas de entidades de interés general,  que a su vez tiene dos ramas conectadas por una subsecretaría con rango de carrera.  Es decir,  su titular puede ser nombrado por el ministerio,  de entre funcionarios afines.
     Una de las ramas entiende de empleo derivado de acciones con orígen en los presupuestos europeos,  distinguiendo los de carácter orgánico,  o sea,  los directos,  de los que resultan de la cooperación por departamentos.  También llamados externos.
     Cada organismo tiene su cuerpo de administración,  secretaría y dirección general,  amén de otro personal subalterno,  chóferes y escoltas.
     Las acciones de empleo derivado en orígen en presupuestos europeos,  tienen asímismo dos vicepresidentes asociados,  con su correspondiente cuerpo administrativo cada uno.
     Para evitar duplicidades,  el organismo que entiende de acciones por cooperación,  desarrolla su labor con personal propio,  dependiente de la secretaría de bienestar social del ministerio de trabajo.  Un Presidente,  atendido por dos vicepresidentes y secretariado independiente en cada caso,  despacha con el subsecretario de empleo los temas de subsidios y con la vicepresidenta del ente público de ordenación de temas corporativos,  en lo referente a trabajo.
     Así que no se extrañe usted de que hayan nombrado a la señora Ana Mato,  anterior ministra de sanidad,  vicepresidenta primera de la Comisión de cooperación al desarrollo.  Este es un organismo que da cobijo a cincuenta personas,  de las que ventitres son miembros del partido popular,  entre presidente,  vicepresidentes,  secretarias primera y segunda,  portavoces,  portavoces adjuntos,  vocales,  adcritos,  y una letrada.  Súmele a todo esto el personal administrativo.  No estoy de coña,  créame.
     Los demás organismos más arriba citados sí son de mi invención,  aunque no parece que el real tenga más interés ni justificación que la comisión para la cooperación con la señora Mato,  añadiendo mil euros más a su nómina mensual.  Ciertamente,  para algunos hace algún tiempo que se acabó la crisis.

sábado, 13 de diciembre de 2014

LA ESTUPIDEZ SEGÚN DARWIN

     La prestigiosa British Medical Journal refleja las conclusiones de un concienzudo estudio que vienen a plasmar algo harto conocido sin estudios y sin ingleses:  la inteligencia de la mujer es superior a la del hombre.
     Realmente lo que indica es que el comportamiento del hombre es  "más idiota "  que el de la mujer,  basándose en los conocidos como premios Darwin,  que podríamos resumir como la capacidad del ser humano para autodestruirse.
     La estupidez aún no se estudia,  seguramente por temor a las conclusiones,  pero proporciona una casuística curiosa,   a veces ridícula.
     Sin ir más lejos,  en España todo un partido político propugnó,  en su momento públicamente y ahora de tapadillo,  el boicot al cava catalán.
     Ahora son algunos catalanes quienes defienden el boicot al estimar que los fabricantes del preciado vino hacen publicidad " españolista ".   La estupidez,  estará usted de acuerdo conmigo,  no tiene fronteras.
     El español medio es cateto,  y yo me incluyo,  en el uso de esta bebida de la que solo se acuerda en las fiestas navideñas y fín de año.  Usamos un excelente vino para la comida como cierre de ésta,  para festejar vaya usted a saber qué cosas.  El facherío de aquí,  entendiendo por aquí la España sin Cataluña,   es capaz de echarle al estómago cualquier mamarracho con tal de fastidiar al de allá,  entendiendo por allá a la Cataluña sin España.
     Y ahora el facherío de allá,  ya usted me entiende,  se tomará el mismo mamarracho,  con tal de fastidiar al catalán de allá,  que hace publicidad para los de aquí.   No sé si me he hecho un lío.
     A lo que yo quería llegar es a que los de la revista esa,   ingleses tenían que ser,  no vienen a descubrir nada que ya no suframos.  La estupidez existe,  es endémica y enormemente contagiosa.       Lo cierto es que la mujer parece más inmunizada frente a dicho mal,   y eso no es fácil que lo reconozca el hombre.  Ni el inglés,  ni el español,  ni el catalán.