miércoles, 28 de septiembre de 2011

EL SPOM

   La peor servidumbre del correo electrónico es el dichoso SPAM,  que llena a diario la bandeja de entrada con  basura moderna.  Constantes correos no deseados y con objetivo publicitario en la mayoría de las casos nos llegan sin cesar ni olvidar que entre ellos también los hay con peores intenciones.
   Me cuentan que el orígen de la palabra SPAM está en las latas de comida envasada que las familias estadounidenses mandaban a su hijos en la segunda guerra mundial,  generalmente con carne picada de cerdo.  Los servidores de correo tienen mecanismos para que estas molestas misivas vayan directamente a la zona de correo no deseado,  desde donde a diario pulsamos para eliminarlos.  Lo dicho:  una servidumbre de estos tiempos.
   Pero titulo estas líneas como SPOM,  que es,  por derivación,  otro tipo de correo que también nos llega sin haberlo solicitado:  el de conocidos que,  también a diario,  nos hacen partícipes de su tiempo ocioso con enlaces que a usted posiblemente no le atraen en absoluto o,  lo que aún me parece peor,  de sus preferencias políticas, religiosas,  etc.
   Abrimos el correo de nuestro amigo fulanito y vemos que nos remite un enlace  directo a todo un reportaje sobre la vida sexual de la tribu Pambumba,  de vaya Vd.  a saber qué sitio,  o una serie de fotografías más o menos conseguidas,  con el pensamiento filosófico de algún desconocido para Vd. y para quien se lo remite,  o las quince reglas elementales a seguir para llegar a  vivir hasta los ciento ventidós años.  Hasta aquí,  todo más o menos inocente;  más o menos soportable.
   Pero fulanito también nos remite otros correos,  a su vez recibidos a diario,  en el que nos ponen a parir a políticos de uno u otro color,  me dá igual,  o al colectivo,  porque en el fondo estos correos tienen su orígen en personas que detestan el sistema democrático,  añorando tiempos pasados.
   Nos manda asímismo otros con trasfondo xenófobo,  generalmente repugnantes,  igualmente recibidos de los mismos que generan los anteriores.
   Fulanito no es sino un porteador de basura generada por gente que le desprecia,  a él y a Vd. y le hace partícipe,  ¿involuntario?,  de su actitud miserable.
   No dudo al asegurar que el orígen de estos correos está en la mala baba de quienes los generan y en la escasa consideración que sus porteadores tienen hacia quienes los recibimos posteriormente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario