miércoles, 16 de noviembre de 2011

LOS TECNÓCRATAS

   Cuando quieren hacer una declaración trascendente,  los altos cargos de este país no aparecen,  sino comparecen,  ante una prensa que necesita llenar el hueco diario con lo que sea.  Se pone lo que el diga el individuo de turno y después se pinta del color del medio,   amarillo,  rojo,  azul o el incoloro de quienes no venden lo suficiente para pintar noticias,  benditos sean.
   El secretario de estado de economía comparece  para decir que rebajan la previsión de crecimiento y lo hace con una sonrisa cretina que nadie acierta a explicarse,  como si alguien esperase más, como si alguien soñase menos.
   Los países llevan tiempo confiando la administración de sus dineros,  o sea,  la economía,  a economistas y abogados;  dos profesiones capaces de bordear la verdad con asombrosa naturalidad,  pintando bastos donde navegan ases,  algunos de ellos expertos en la creciente labor del llevarselo calentito de donde haya algo que rapiñar.  Se les llama tecnócratas y tras un tiempo de prácticas en la especulación,  son contratados para librarnos de ella.  No se podrá poner en duda,  eso sí,  que conocen el tema mejor que nadie.
   Desconozco en que estadío de su trayectoria está el señor secretario,  pero supongo que su experiencia será tenida en cuenta para combatir lo que ha contribuido a crear.  Observemos a Italia y Grecia y apliquemos lo dicho;  miremos más cerca y veremos como el Rey mantiene un aparte con Rato para preguntarle su opinión de la actual situación,  quizás porque en su real ingenuidad suponga que él sabe algo.
   Aznar no se equivocó al preferir a Rajoy para sucederle,  símplemente sabía que Rato estaba en otra órbita,  preparándose ya para administrarnos dentro de poco,  como un tecnócrata de postín,  ante la demostrada incapacidad del actual gobierno y la presumible de quienes van a heredarle.  A eso se le llama visión de futuro,  que es algo así como mirar con detenimiento el presente con un mínimo de sentido común.
  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario