sábado, 31 de diciembre de 2011

¡ BUEN AÑO !

   Hoy es el último día del año actual,  de malos recuerdos aún sin terminar,  a pocas horas de un 2.012 que se adivina difícil.  Los últimos coletazos de éste nos traen el primer incumplimiento de un gobierno novato salvo alguna excepción,  caminando ya por una realidad que supera mejores augurios.  Así,  se grava el IRPF y no el IVA,  de momento,  los ingresos y no el consumo.  Hay quien dice que Rajoy está haciendo la política que cabía esperar de Zapatero.
   El fondo del problema español está en el exceso de las autonomías,  que han convertido el país en un gigantesco orinal agujereado.  Mientras no se entienda esto y cada califa tire para su califato,  será difícil llegar a un desarrollo coherente.
   Europa creó un monstruo,  el euro,  alimentado por las prisas y sin reparar en que cada socio aportaba recursos distintos;  alguno solo hambre.
   España creó el suyo propio,  basado en la insolidaridad y la desconfianza.
   Pero no es tiempo de desandar lo andado sino de aprender de la experiencia y racionalizar criterios:  no puede repartirse lo que no se tiene.
   Hemos permitido una nueva raza de gentes que salen de sus puestos como caballeros,  con los bolsillos llenos,  llenando el talego de desgraciados que se buscan la vida con la venta de dos porros en la esquina,  mientras se indultan banqueros.  La crisis,  más que económica,  que también,  es de principios.
   Y para principios,  los de la localidad en la que se instalará el cementerio de material nuclear,  en la que caerán más de setecientos millones para construirlo y se crearán trescientos puestos de trabajo.  Resuelven su porvenir sin temer el por llegar,  mientras el resto del país organiza una manifestación en cualquier barrio para la retirada de las antenas de telefonía móvil,  supuestamente cancerígenas,  de las cercanías de su domicilio.  Principios,  ya digo,  del final de sus problemas.
   El refranero,  siempre sabio,  ya lo dice:  sarna con gusto no pica.
   ¡ Buen año !.  Que buena falta nos hace.
  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario