domingo, 11 de diciembre de 2011

EL DERBY DE LA PARADOJA

   Lo de los derbys futboleros en nuestro país tiene en el enfrentamiento Madrid-Barça su máximo exponente y ayer hemos vivido,  algunos padecido,  uno de ellos con el resultado que viene siendo últimamente habitual. 
   Ya Goya avisaba con que  "el sueño de la razón produce monstruos" y dejaba entrever quizás su profecía sobre el tema;  la rivalidad produce monstruos,  muchos cabreos y algún infarto.  Junto a estas circunstancias renace la paradoja,  España es un país de paradojas,  de ver como algunos que juran no consumir cava catalana y pregonan su desapego,  por llamarlo suavemente,  de esa comunidad,  se tornan acérrimos defensores de los colores blau-grana con tal de fastidiar a un Real Madrid que pudo haber sido en otras épocas lo que se conocía como equipo del régimen,  no sé si como halago o maldición. 
   Lo curioso del tema es que el conjunto madridista solo tuvo ayer en sus filas,  como casi siempre,  a tres jugadores españoles,  mientras el barcelonista alineaba nada menos que nueve,  contando en ambos casos a titulares y suplentes;  con los entrenadores pasa otro tanto.  Otra paradoja.
   Lo importante,  solemos decir quienes perdemos,  es el espectáculo y ayer lo hubo tanto en el cesped con la contemplación de las mejores figuras del mundo y no exagero,  como en las gradas donde no había un hueco porque tanto en taquillas como en reventa se había puesto el no hay entradas,  mientras alguno podría haber pensado que lo que no hay es crisis a juzgar por el taquillón.
   Media España se alegra de que pierda el Madrid y la otra media de que le gane el Barcelona,  aunque en estas fiestas hagan como si no compraran cava catalán,  que por cierto es buenísimo,  tanto como su equipo de fútbol que nos lleva a mal traer a los madridistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario