jueves, 1 de diciembre de 2011

ESCUELA DE SEXO

   Es rigurosamente cierto que no hay límites razonables para la capacidad de sorpresa de los humanos,  quizás porque somos en muchas ocasiones fruto de ella y  no siempre deseado,  tras determinadas prácticas.  Precisamente sobre esas prácticas viene la noticia sorprendente de la semana:  se ha creado una Escuela de sexo en Austria,  concretamente en su capital,  que por el módico precio de mil seiscientos euros semestrales,  impartirá lo que llama clases de seducción.
   Imaginé en un primer momento,  como en Perpignan antaño con los cines llenos de españoles,  las colas en la secretaría,  allá en Viena.
   Usted puede inscribirse en la escuela,  en régimen pensionista  como antes en algunos colegios,  habitando un bloque donde se practicará lo aprendido en las aulas.
   Veo en 20minutos.es  como con toda naturalidad se argumenta al estudiante la conveniencia de no quedarse en cultivar mente,  salud y fuerza,  y así hacer extensivo el conocimiento a lo realmente importante,  es decir,  ser mejor en la cama,  aprender a acariciar a la pareja,  posiciones amatorias,  etc.  Pues qué quiere usted que le diga;  que nos pilla lejos.
   Son rigurosos con la edad del alumno,  exigiendo un mínimo de dieciseis años al matricularse.  Lo sorprendente,  dada la asignatura,  es que no se ponga el límite por arriba también.  Imagino,  con cierto temor,  las obligadas prácticas diarias y la dificultad que los que ya lucimos cierta edad tendríamos para memorizar algún teorema con tan poco tiempo de estudio. 
   Lo dicho,  que nos pilla lejos,  afortunadamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario