lunes, 5 de diciembre de 2011

MARUJA

   A veces la noticia consiste en su ausencia,  en el transcurso de un minuto sin novedad significativa,  sin impacto ni trascendencia,  porque somos muchos y mal repartidos,  de forma inversamente proporcional a la lógica,  pero también somos humanos y por eso la lógica y la noticia suelen pasar largos períodos de tiempo sin coincidir  y cuando lo hacen,  como vecinos mal avenidos,  ni se saludan,  quizás por no reconocerse.
   A cambio,  pocas veces,  la noticia nace por su coincidencia con la lógica,  cosa inusual,  dejando con la boca abierta a todos.  Este es el caso de Maruja,  una dirigente vecinal de Barcelona,  que rechaza la concesión de una medalla de honor de esa corporación,  en protesta por  los recortes en sanidad y educación que se producen en Cataluña.  Nada más lógico,  por coherencia,  ni más noticiable,  por lo escaso.
   En una sociedad como la nuestra,  donde por ser pregonero de una semana santa,  unos juegos florales o la fiesta del pueblo,  se intriga y se empuja,  se miente y se mancha lo que haya que manchar,  donde un carguito en la cofradía se gana con los navajeos de costumbre y riñas de salón,  esta mujer le dice al alcalde de Barcelona que no quiere la medalla y eso es noticia.
   En el país del no sabe usted con quien habla y el diga que vá de mi parte,  de gentes venidas a más vía listas cerradas del partido que sea,  burdos medrantes y zafios mangantes de cajas de ahorro,  esa mujer le dice con educación y sencillez a todo un alcalde de toda una Barcelona que no quiere la medalla de honor porque ese honor ni cura,  ni educa,  ni compra,  señor.
   La noticia más que nacer,  brota,  estalla,  cuando la dirigente vecinal catalana nacida,  como tantos,  en algún pueblo andaluz,  abandona un abarrotado salón de actos entre aplausos y sorpresa porque hay tanta lógica en su comportamiento como valor en su decisión.  Estas cosas nos reconcilian con el ideal humano que todos hubieramos querido representar y tan pocos deciden ejercer.  Maruja sí lo ha hecho.
  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario