sábado, 7 de enero de 2012

DILUVIO UNIVERSAL II

   Un holandés que no parece muy lúcido ha construido un nuevo arca de Noé,  ante la evidencia,  dice,  de la proximidad de otro temible diluvio universal.  De momento solo ha servido para que sus irrespetuosos vecinos lo tomen a coña.
   Yo estoy poco puesto en estas historias pero siempre me extrañó que en aquellos tiempos,  en que la humanidad quedó exterminada con la excepción conocida de la familia del primer constructor,  no hubiera otra embarcación en la tierra,  pero no se trata de cuestionar el pasado sino de actuar en previsión del futuro,  si es que el presente nos anima a vivirlo.  Yo pienso colocar un chaleco salvavidas en la puerta de mi casa,  por si acaso.
   Tiene los reglamentarios ciento treinta y cinco metros de largo,  que es como se denominaba a la eslora de las embarcaciones antes de ponernos tan finos y quienes la han visto aseguran que flotará;  como con la arquitectura contemporánea,  siempre hay alguien capaz de firmar un mamarracho.  Ya imagino a toda su familia deseando salir a procrear,  que ese es el objeto de toda arca de Noé,  junto a las parejas de animales,  todos al tiempo haciendo el amor y mirando de reojo a los de al lado,  unos presumiendo,  otros con envidia.  La paloma que tiene que traer la rama de olivo se va a perder parte de la bacanal,  pero a cada uno le toca una misión y la de los demás,  ya lo sabemos,  es procrear.
   Duda el precavido constructor si llevar a una pareja de socialistas a bordo y desde el partido ya le advierten que están muy ocupados en renovarse partiendo de los de antes,  que es una fórmula curiosa de llegar a la nada,  envasada al vacío.  Necesitan un nuevo mensaje,  dicen los que los daban antes,  pero la pareja elegida para el arca,  Rubalcaba y Chacón,  fueron ministros hasta hace unos días.  Aún así,  sabemos que  lo de la procreación hace milagros y cualquiera sabe lo que puede salir del cruce.
   La Iglesia no avala la nueva nave,  sabedora de que no tienen sitio a bordo y además eso de procrear no va,  dicen,  con ella.
   El proyecto,  no sabemos si subvencionado aunque Holanda es un país serio,  tiene su aquél y ya muchos andan preguntando por la posibilidad de hacer cruceros con el dale que te pego como única distracción.  Es que hay mucho salido.
   Me comentan que cada vez que comienza a llover suenan tres pitadas desde el arca,  si llueve mucho una larga y cuando escampa,  que siempre escampa,  una,  decepcionante y corta.  Pero le echan paciencia.
  
   .

No hay comentarios:

Publicar un comentario