martes, 3 de enero de 2012

LA PRIMERA EN LA FRENTE

   Lamento no ser original,  porque me gusta la frase,  que viene al pelo en este caso;  no cabe mejor definición ante la sorpresa de quienes hemos oído repetidamente a Rajoy que no subiría las impuestos,  por considerarlo innecesario.  Tampoco cabe la excusa,  expresada por otros,  de que se desconocía el verdadero alcance del desfase económico,  porque no es cierto.
   Llama la atención el desconcierto de la prensa afín ante la medida y se suma todo a la falta de explicaciones por parte del líder,  que la ningunea,  incluso a la que le ha llevado en volandas a la presidencia.
   Parece un gesto efectista hacia los mercados pero dado en los bolsillos de una clase media esperanzada en salir del atasco con los nuevos gestores.  Si ahora se toca también el IVA,  siguiendo el símil de la batalla de barquitos,  habrán hundido la flota.  Más aún,  si cabe.
   Pero,  salvando la sorpresa,  habrá que dejar trabajar al gobierno y esperar de la oposición igual desempeño,  porque los tiempos no pintan bien.
   Por ello es importante,  junto a los gestos ejecutivos,  la comunicación fluída y veraz,  explicando los porqués de cada medida.  Esperar a las elecciones andaluzas para otras derivas,  quizás más duras,  nos pondría en la pista de un estilo de gobierno no deseable.
   Vengan ya las medidas necesarias,  porque si realmente lo son,  no sé que esperamos para ponerlas en marcha.  Sin secretos,  sin milongas.
  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario