jueves, 29 de marzo de 2012

EL ESQUIROL


   Mi actual ciclo de vida me priva,  o me libra,  que vaya usted a saber,  de la obligación laboral a la que tantos años me he debido,  por lo que mi jornada habitual carece de vínculos con terceras personas o entidades,  oficialmente al menos.
   Escribiré algo,  para mí o para otros pero con firma;  ya no soy negro de nadie.  Quizás,  si el viento de levante como antes la autoridad,  lo permite,  haga algún ejercicio y después un hueco para la música en el que un veterano bajista interpreta para sí mismo alguna composición de terceros.  Este fín de semana vamos a tocar en Chiclana para una simpática asociación de gentes de nuestra  " quinta ". 
   Desafinamos en voces,  como posiblemente lo estemos haciendo ya en la vida,  pero no tenemos remedio,  somos así de divertidos.
   Hoy es jornada de huelga general y ya imagino como en la calle los piquetes informativos hacen que muchos trabajadores se acojan a su derecho de participación en la misma,  al restar fuerza a los otros piquetes,  los empresariales,  que pretenden impedirlo.  Qué sencillo resulta escribir algo tan complejo.
   Debería dejar esta página hoy en blanco,  solidarizándome con la convocatoria,  pero resulta demasiado fácil dejar de hacer lo que no es obligatorio.
   Es bien cierto que hay un tiempo para todo y pasado el mismo pierde sentido,  o necesidad,  incurrir en cosas de otro período;  yo hoy no podría  " correr grises "  y no porque no existan,  que alguno hay entre tanto digno azul,   sino porque mi velocidad,  como mis ideas,  se ha ido ralentizando.
   Así pues,  aquí me tienen,  hecho un esquirol.  Ojalá el día perdido,  o ganado,  sirva para algo y lleguen de una vez las necesarias lluvias de sentido común para todos.  Los embalses de este precioso don están bien vacíos y la intolerancia reseca tierras y mentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario