viernes, 23 de marzo de 2012

ELECCIONES Y REFLEXIÓN

   Nada más vistoso y peculiar que la llamada  jornada de reflexión que precede al acto del voto en un estado democrático.  Ese día parece pensado para descansar de tanto despropósito visto,  oído y leído,  para decidir en conciencia alguna opción,  cosa que habitualmente se tiene clara sin necesidad de reflexiones.
   Incluso la Iglesia nos dice que votemos en conciencia pero apunta hacia los que cree sus intereses,  en un ejercicio partidista que no estoy por censurar.  Después de todo,  deben saber más que yo de escribas o fariseos, de tirios y troyanos,  de los unos y los otros.  Ya no tienen la inquisición para meter miedo y solo asustan con que el cielo es pequeño para tanta gente.
   Solo los trileros ganan siempre y algunos lo saben desde hace tiempo.  Hasta el punto de que la supuesta justicia española les condena a prisión pero no les manda a la cárcel.  Nadie aprieta a la clientela pudiente.
   Tiene usted la oportunidad de reflexionar para decidir a quien votar y la seguridad de que va a equivocarse,  cualquiera que sea su elección;  ya lo decía el poeta cuando afirmaba que  " una de las dos Españas ha de helarte el corazón ".     Él murió en el exilio,  en un frío Collioure francés.
   Cualquiera de sus opciones será válida para sentirse o hacer sentirse  exiliado en su casa a otros.  Pero es lo que tenemos en tiempos de escasa razón y aún más escaso sentido común.   Son los que nos ha tocado vivir.
  
  
  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario