jueves, 5 de abril de 2012

BLUFF RAJOY


   No hacían falta alforjas para este viaje;  tenía razón cuando esgrimía que a un presidente de gobierno le es exigible cierto nivel mínimo y acertaba tanto en su predecesor como en su propia persona.
   Nos tratan como a mindundis y  ahora  es el pequeño francés quien aupado en las evidentes alzas de sus zapatos pone a España como ejemplo a no seguir.  A uno ni le miraban mientras a otro mejor que no lo hagan.
   Al borde del precipicio de la intervención,  hay que tener los redaños que Monti muestra al asegurar que se acabó lo que se daba de prestar el culo a los mercados.  Redaños,  personalidad y recursos.
   No basta con tener dos,  a falta de uno,  responsables del área económica,  hay que mostrar a tiempo los presupuestos,  sin pretender beneficiar con su ocultación a nadie,  hay que tener credibilidad,   conocimientos y personalidad.   Nivel,  para ser más concretos;  lo que se echaba de menos solamente en otros.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario