miércoles, 16 de mayo de 2012

CORRALITO



    La palabra  "crisis " ha presidido cada conversación en los últimos tiempos,  constituyéndose en el eje alrededor del cual gira cualquier comentario.   Solo Rodríguez Zapatero intentó durante un tiempo ignorarla y ella,  que es vengativa,  acabó retirándole de la política y mandando a los españoles a lo que ingenuamente creíamos mejor vida.
   Ahora comienza a ponerse de moda otra,  importada de la antes nación hermana Argentina,  que de tenernos como madre patria ha pasado a jurar no conocernos.
   Se trata del concepto  " Corralito " ,   que viene a ser una medida que toman los gobiernos para que la gente no traslade sus ahorros al extranjero una vez que los ricos lo hayan hecho tras blanquearlo con amnistías fiscales.
   Naturalmente,  el pobre ahorrador,  que además es cada día menos ahorrador por ser cada vez más pobre,  no tiene la menor intención,  ni recursos,  de llevarse sus cuatro perras a ningún sitio y lo único que pretende es tenerlas en su casa,  bajo las mantelerías del ajuar de novios,  para cuando vayan llegando las facturas.  Pero eso sí parece hacer daño a la fiel banca y hasta ahí podríamos llegar.
   Así que vaya acostumbrándose a oir la palabreja,  porque este brillante gobierno niega expresamente la posibilidad de su instauración y ese es un mal comienzo según dicta la experiencia.  Corralito.
   Expertos y taxistas coinciden en que la hipotética y más que posible salida de Grecia del Euro deje la puerta abierta y las corrientes,  ya se sabe,  acabarán provocando un portazo que mande a hacer puñetas a éste.  Los griegos,  simpáticos ellos,  son malos pagadores y las cuentas les salen mejor,  dicen,  cuando no se pagan.  Menudo descubrimiento.
   Puede que usted,  por remediarlo,  esté planteándose pasar mañana por su caja de ahorros y preguntar si es mucho lo que deben,  por echar un cable.  Ni se le ocurra.
   Mire si están mal las cosas que hasta un tal Mario Conde,  que no parece ser el mejor ejemplo como financiero,  ha escrito un libro haciendo recomendaciones para pasar la crisis.  A mí este individuo me resultaba más creíble vestido a rayas y con un número en el uniforme,  pero ya decía Joselito El Gallo que  " hay gente pa tó ".  Y tenía razón.

1 comentario:

  1. Me quedo sobre todo con que cuando un gobierno dice que una cosa es imposible que pase, es seguro que pasará.
    Una verdad como un templo. Una cruda y lamentable verdad.

    ResponderEliminar