lunes, 28 de mayo de 2012

ESTAMOS AVIADOS


   Cualquier observador,  cualquiera menos los jueces,  coincide en que la justicia anda muy mal en este país,  siendo raro el día en que no aparece algún tema para incidir en la afirmación.
   Ahora es el juicio a Javier Krahe por un presunto delito cometido al grabar un vídeo en el que cocinaba un crucifico.  Vuelve la inquisición?.
   Más que delito es una estupidez,  una melonada,  pero de ahí a enjuiciarlo  tras ocho años del suceso,  no hace sino evidenciar que la justicia española y algunos señores jueces tienen demasiado tiempo libre y se aburren.
   La fiscalía acaba de decretar que lo de las excursiones del señor Dívar a Marbella no constituye falta perseguible alguna y desde el consejo se intenta perseguir,  a éste sí,  a quien denunció el tema.  Lo dicho,  los señores jueces parecen tener demasiado tiempo libre y el lamentable follón que tienen organizado en los juzgados,  con impresentables retrasos,  debe ser culpa de otros.
   Es francamente difícil,  cada vez más y con más motivos,  dar credibilidad a una justicia española que hace bien poco por merecerla.   Visto esto,  ¿ en quien creemos ?.
   Se hace duro creer en una Iglesia comandada por Rouco,  que amenaza con aminorar la ayuda de cáritas a los necesitados si la institución tiene que pagar el IBI,  como usted y yo hacemos,  de los innumerables edificios y propiedades no destinados al culto,  porque de eso se trata.  No dice,  lo oculta, que la Iglesia apenas contribuye con un porcentaje que oscila del dos al cinco por ciento de la cuantía total de los fondos.
   Si no vamos a creer en la Iglesia como institución,  distante de muchos sacerdotes ejemplares y comprometidos con los necesitados,   que afortunadamente los hay y  si no creemos en la justicia,  nos quedará solo el recurso de fiarnos de nuestros gobernantes.  O sea,   que estamos aviados.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario