martes, 19 de junio de 2012

NUNCA MAIS


   Está previsto que en Octubre comience el juicio del caso Prestige,  aquél barco que llenó de chapapote y bochorno las costas gallegas,  hace ahora diez años.
   Nuestra muy eficaz y creíble justicia ha tardado diez años,  diez,  en poner en marcha el tema,  pero aún no ha decidido donde se celebrará la vista.  Todo un ejemplo de rigor.
   Ya entónces un incompetente minimizaba el riesgo de marea negra,  afirmando que solo había unos pequeños hilillos saliendo del casco del buque.  Fué toda una tragedia que dió nombre a una frase aún hoy recordada :  Nunca mais.
   El mismo,  es que no escarmentamos,  hace pocas fechas presumía de haber conseguido una línea de crédito para la banca española,  mintiendo descaradamente para ocultar un rescate del que tendrá que responder España.  Nosotros no escarmentamos y él no aprende.
   Todo esto visto desde fuera nos priva de seriedad y los mercados,  que no están para bromas sino para especular,  aprietan de lo lindo.
   Ven como aquí cualquier mindundi se mueve en coche oficial,  con chófer y escolta y el  " no sabe usted con quien habla " es usual tarjeta de visita.  Los juicios tardan diez años en celebrarse pero a los jueces les preocupa que se socave el poder judicial y no la administración de justicia.
   Ni eran pequeños aquellos hilillos que devastaron la costa,  ni nos dieron  línea de crédito ahora,  ni la justicia de nuestro país será creíble mientras haya personajes que más que andar leviten sobre todos los demás pero comiendo,  viajando y holgando a costa de los demás.  
   De esos demás a los que se les saquea el bienestar,  se les suben los impuestos,  se les cierran las urgencias,  se les cobra por receta médica,  etc., etc.
   Diez años después caemos en la cuenta de que estamos en las mismas manos que estábamos cuando el colmo de la incompetencia nos hizo gritar aquello de nunca mais.  Ellos no han aprendido pero nosotros tampoco.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario