martes, 3 de julio de 2012

NI PARA COHETES


   Con los ecos del triunfo en la eurocopa aún dando vueltas en medios faltos de noticias o ingenio,  aún me declaro sorprendido por la marea humana en el recibimiento a nuestros jugadores.  Ninguna medida de las que están lastrando el presente e hipotecando el futuro de una sociedad,  ha merecido la afluencia de tanta gente en la calle.   Ni Zapatero en su dejación de responsabilidades  ni Rajoy haciendo lo que aseguró que no iba a hacer,  han merecido tamaña respuesta.
   Ni siquiera un 15M cargado de razones aún sin saber esgrimirlas,  tuvo el aforo al completo en aquella madrugada madrileña que parecía el comienzo o el final de algo  y quedó en mitad de nada.
   Ni los sindicatos con su maquinaria,  ni las banderolas de los delegados sindicales,  ni los nostálgicos del Franquismo,  cada vez menos en las algaradas,  cada vez más en tertulias de  panadería. 
   Ni la jubilación a los sesenta y siete,  para quien los alcance con vida y un puesto de trabajo,  ni el repago de medicamentos,  ni los impuestos que no se iban a subir ni los programas que no hay intención de cumplir,  ni la reforma laboral que condena al joven español a conocer lo que antaño se llamó blackbirding.   http://www.decortaduraalacaleta.blogspot.com.es/2012/06/blackbirding.html 
   Qué más quisieran los sindicatos y los sindicalistas,  los niñatos del tupé engominao nostálgicos de lo que ni siquiera conocieron,  qué más soñaran quienes aún sueñan revoluciones y quimeras.
    Ha sido el fútbol,  otra vez el fútbol,  lo que ha movilizado a una masa con la que muchos no quieren identificarse pero que está hecha de retales de todos.  Somos lo que parecemos.
    He visto en un blog (con la venia)  una parodia de la realidad hecha verdad triste:  estamos tan mal,  que ni para cohetes:  http://youtu.be/GglOA_m0LG4
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario