jueves, 2 de agosto de 2012

ACTUALIDAD

   La actualidad,  objeto de este blog,  es a veces caprichosa,  por no llamarla inoportuna:  Fito Cabrales,  líder y alma de Los Fitipaldis,  no quiere grabar.
   No le vienen nuevas ideas que mejoren el silencio,  no llega la buscada inspiración al diapasón de su stratocaster y eso,  para mí,  es más que preocupante.
   Mucho más que el hecho de que un tal Draghi,  italiano de nacimiento y alemán de adopción forzada,  mezcla otrora lamentable,  diga ayer que a ver si vamos y hoy que ya fuimos.  Basta con que eructe para que las bolsas se hundan y este individuo frecuenta malas digestiones.  Contentos nos tiene.
   Más que contentos,  estamos sorprendidos por las presuntamente perversas intenciones de Rajoy,  don Mariano,  con Griñán,  llamadle Pepe,  cuando se le vió esperándole en la puerta de Moncloa con la bragueta del pantalón abierta.  Hombre,  mire usted,  hay otras formas de recibir a los invitados.
-Yo así no entro -,  parece que le dijo el Presidente Andaluz.
   La cosa ha quedado en nada,  también parece,  aunque se desconoce si ya dentro hubo nuevo acoso y su resultado.
   Y qué me dicen del Rey,  más tiempo por los suelos que en pié.  No hablo de estadísticas ni me refiero al aprecio del personal sino de simple estabilidad.  Como si del futuro de la corona como institución en España se tratara,  el constante cuerpo a tierra es preocupante para los afines.  No está ya para elefantes la cosa,  majestad.
   A todo esto,  otra de monjitas, tan piadosas ellas,  no porque como otras inviertan lo recibido como caridad en Gestcarteras ni por los famosos pellizcos,  pellizcos de monja se decían,  que dolían a rabiar según cuentan quienes disfrutaron su compañía.
   En este caso se trata de otro pellizco,  éste bien ladino,  cuando atendían a estudiantes que pagaban por su alojamiento y manuntención seiscientos euros,  con artículos recibidos del banco de alimentos como caridad.  Mira qué listas.
   Por eso entenderá usted que mi preocupación se centre en la falta de inspiración de Fito,  que a corto plazo traerá consecuencias imprevisibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario