viernes, 31 de agosto de 2012

MISCELÁNEA Nº 1


   He tenido ocasión de ver en televisión como el Rey de España abroncaba a su chófer en el interior del automóvil y han pasado por mi mente muchas cosas.
   He pensado en el jefe tirano,  en el sargento gritón de mucha voz y poca mente,  en el injusto dirigente,  en el maestro pegón que nos enseñó el catecismo.  Solo he visto majestad,  que significa grandeza,  en quien aguantaba pacientemente el exceso.
   Al menos hay jefes que dan trabajo pero al bronqueador  le colocó alguien de cuya memoria no deseamos muchos hacer la menor mención.  Ha sido triste,  deplorable;  el peor baluarte de una institución caduca.
   Por cambiar de tema,  que ésta es una miscelánea de actualidad,  vemos como España gana en porcentaje de paro a Grecia,  paradigma del fracaso.  Mantienen los helenos un ventitres por ciento de población parada mientras que en nuestro país la cifra supera el venticinco.
   Casualmente,  Alemania,  Austria y Holanda no pasan del cinco por ciento de su población;  es otra forma de hacer la guerra sin pegar un tiro.
   Aquí,  mientras,  se continúa consumando una brutal sangría de ingenio en la radio-televisión pública,  en consonancia con la ausencia de talento de los nuevos dirigentes.  De un momento a otro veremos la nosecuantogésima reposición de  "verano azul",  quizás para tapar el verano negro que nos ha proporcionado el peor gobierno de la democracia española desde su refundación.
   Hoy se ha firmado la tercera reforma financiera,  tercera en ocho meses,  con la creación de un banco malo, que no es otra cosa que el vergonzante retrete donde irán a parar los excesos de la banca española. 
   Y hablando de genialidades,  nos sorprende hoy el privilegiado cerebro de González Pons diciéndonos que lamenta la liberación del cobarde carcelero del funcionario Ortega Lara.  Si esto hubiera ocurrido con el gobierno Zapatero,  hablando de genialidades,  las colas de la manifestación entre laicos y seglares llegarían a Fernando Poo,  cuanto menos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario