viernes, 17 de agosto de 2012

VIEJOS HÁBITOS


   Seguramente porque la genética es incorruptible y a fín de cuentas todos somos como estamos destinados a ser,  mal que nos pese,  los actuales gobernantes de la pérfida Albión amenazan a Ecuador con asaltar su embajada en Londres si no entregan a Julian Assange,  fundador de Wikileaks, acusado por peregrinas razones y acosado realmente por cuanto ha sacado a la luz y aún puede sacar.
   Donde queda vergüenza brota el escándalo ante el gesto y en lugares donde el concepto se ignora,  según para qué y con quien,  la opción es estimarlo tema bilateral para no inmiscuirse. 
   El asilo diplomático trae al pairo a quienes pasaron tanto tiempo bajo pabellón pirata y aún mantienen alguna isla Tortuga,  léase Gibraltar,  para no olvidar sus orígenes.  Les importa un bledo la legislación internacional,  se la trae floja Europa y se la repamfinfla el mundo.  La cabra siempre tira al monte,  por genética.
   Ha hecho daño tanta filtración y el pecado está en filtrar,  no en lo filtrado;  eso es lo que hay.  Pero debe haber aún mucho por sacar a la luz y esto asusta a quienes se manejan mejor en la oscuridad,  aunque después se golpeen el pecho con excesos de puritanismo.  Los Estados Unidos aprietan y lo saben hacer muy bien con las manos de otros.  Quedan atrás las himnos,  las banderas y las ideas;  la libertad como concepto se difumina ante la conveniencia de mantener ocultas demasiadas cosas.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario