sábado, 15 de septiembre de 2012

ANTONIO CHARLES


   Me ha paralizado por unos instantes la noticia del fallecimiento de Antonio Charles  traída de lejos, o acaso veo lejos cuanto tuve cerca tanto tiempo.  Uno nunca se aleja del todo de cuanto se deja atrás,  porque aún en la distancia quedan los recuerdos de lo compartido con muchas personas,  los mejores,  porque los otros,  siempre hay otros,  no dejan huella,  solo pisadas.
   Se me ha helado un poco el corazón recordando tantos momentos,  tantas vivencias profesionales,  tantos gestos de humanidad de Antonio,  con su salud ya resentida pero la sonrisa dispuesta y la mano tendida.  También compartimos la decisión de bajarnos un día del vertiginoso ritmo laboral y dedicar a las familias el tiempo disponible,  tantas veces hurtado hasta ese día y unos momentos emotivos rodeados del cariño de otros compañeros. 
   Antonio Charles fué siempre discreto y gustaba salir de los sitios sin portazos,  haciendo gala de una clase y hombría de bien infrecuentes.  Nunca lo olvidaré.
   Quiero trasladar a su familia,  amigos y especialmente a quienes disfrutaron de su consejo,  siempre franco,  compañía y amistad en Almirall,  esa otra familia que también compartimos,  mi abrazo y condolencia.  Era mucho Antonio.

1 comentario:

  1. No había visto esto hasta hoy. Tarde, pero seguro: Muchas gracias por tan bellas palabras. Blanca Charles

    ResponderEliminar