lunes, 22 de octubre de 2012

EL PÁJARO CHOGÜÍ


   Se trata de una antiquísima leyenda mil veces rememorada por la canción del mismo nombre,  cuyo orígen todavía hoy se discute.
   El pájaro Chogüí es un bellísimo ejemplar de orígen guaraní,   de la zona de Paraguay y Uruguay fundamentalmente,  aunque es habitual igualmente en Brasil, Bolivia y Argentina.
   También se le conoce como pájaro naranjero por sus vistosos colores y su gusto por las naranjas,  que picotea y come habilidosamente sin desprenderlas de las ramas,  dejándolas en apariencia intactas,  aunque interiormente vacías.
   Cuenta la leyenda que en una humilde vivienda campestre vivía una hermosa jóven guaraní  con su único hijo,  por lo que éste creció sin tener con quien jugar.  Mientras su madre trabajaba en la casa  o cultivaba la tierra,  el niño jugaba con animales o se internaba entre los árboles en busca de frutas.
   La jóven advertía constantemente a su hijo que no saliera de la casa en su ausencia ante el temor del ataque de algún animal salvaje,  pero a pesar de las advertencias el niño,  empujado por la soledad,  continuaba sus incursiones por lo que tenía que castigarle constantemente,  llegando a golpearle en alguna ocasión con ramas secas,  en un intento de infundirle temor y limitar sus deseos de aventura.
   El pequeño continuaba subiendo a los árboles en busca de frutas,  especialmente naranjas,  envidiando a los pájaros a quienes veía libres de saltar de rama en rama,  con sus vistosos colores y alegres cantos.
   Un día se entretuvo demasiado contemplando a los pájaros chogüís en su constante revoloteo y casi se hizo de noche.  Su madre le estaba buscando,  preocupada por su ausencia y él quiso bajar demasiado rápido.  Resbaló y cayó al suelo desde las alturas.
   Ella no llegó a tiempo de oir el único quejido de su hijo y justo en el momento en que cerró sus ojos definitivamente su cuerpo se fué transformando,  tomando la figura de un pájaro Chogüí,  que inmediatamente sobrevoló cantando la cabeza de la india para incorporarse a la bandada.
   Asegura la leyenda que aquél niño guaraní regresa cada día convertido en pájaro Chogüí a los alrededores de su casa,  canta y picotea las naranjas,  su fruta preferida.
   Se atribuye al indio Pitaguá la autoría de la canción que relata la historia,  aunque parece que fué Guillermo Breer su verdadero compositor.  http://youtu.be/A3X_8DKHjMQ

No hay comentarios:

Publicar un comentario