martes, 9 de octubre de 2012

ENTRE CONDES Y DUQUES


   El sorprendente candidato a la Xunta de Galicia,  el ex banquero Mario Conde,  a quien la justicia puso en su momento en su lugar,  es decir,  entre rejas,  se declaró entonces insolvente para responder a las responsabilidades económicas correspondientes.
   Mira por donde,  justo ahora que quiere dedicarse a la política y quizás porque estima que en ella hay gente aún peor que él,  aparecen indicios de algunos bienes,  cuantiosos por cierto,  que presuntamente podrían pertenecerle.
   No me cae nada bien este individuo y sin lugar a dudas le deseo lo peor en las elecciones gallegas,  pero me parece excesivamente sospechosa la coincidencia.  Una vez más,  la sombra de la utilización indebida tanto de la fiscalía como de la policía por parte del poder parece evidente.  Espero que se haga realidad la aparición de esas propiedades,  para hacer frente a su deuda con la justicia pero habrá que preguntarse porqué no han salido a la luz antes.
   Dejando a un Conde,  solo de apellido,  faltaría más,  habría que preguntarse como andan las cosas del Duque,  consorte sí,  pero duque a fín de cuentas,  de Palma. 
   Parece que alguien ha conseguido echar un manto de silencio sobre las investigaciones que se siguen en su caso.  Habrá que esperar que la justicia,  otra vez la justicia,  sea realmente como se le representa,  ciega,  pero solo a la hora de la equidad.  Ciega pero no sorda por ser quien es,  ciega pero no tonta.
   A todo esto parece que la prensa extranjera la tiene tomada con Rajoy,  en quien no ve a la persona capaz de liderar España en estos momentos.  Sus más allegados ni siquiera le veían adecuado para hacerlo con el partido.  Unos y otros,  conforme pasa el tiempo y los acontecimientos se suceden,  ven sobradas razones para reiterarse en cuanto pensaban. 
   Pero ya doña Angela  ha decicido que no necesitamos rescate,  dada la actual contención de la prima de riesgo que,  mucho me temo,  subirá como la  espuma de nuevo en poco tiempo cuando los mercados reaccionen.  Los alemanes,  sus gobernantes,  han decidido que  "el problema " de España son los Bancos,  algo que todos sabíamos aunque seguimos sin entender que se utilice a la ciudadanía como avalista de quienes continúan ejecutando centenares de desahucios a diario,  con el alarmante saqueo social como prenda.  Es un acto más de la ópera bufa a la que nos somete la desafinada orquesta que pusimos a interpretar nuestro presente y complicar nuestro futuro. 
  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario