domingo, 4 de noviembre de 2012

EL TOCOMOCHO


   Pedro Lazaga rodó en 1.959 la película Los Tramposos,  con un reparto interminable como era habitual en nuestro cine,  encabezado por el gran Tony Leblanc,  Conchita Velasco,  Antonio Ozores y Laurita Valenzuela.
   Versada en el género de la picaresca,  quizás porque era el que mejor nos reflejaba,  narraba la vida de un grupo de personas que se buscaban la vida a diario a costa de los demás.
   Una escena de la cinta,  la más característica,  recrea el conocido como  "  timo de la estampita "  que aún hoy día se pone en práctica y por el que se despluma a algún incauto listillo.
   He tenido ocasión de verla de nuevo recientemente,  siendo inevitable encontrar parecidos con la situación que vivimos en la actualidad.  Alguien,  simulando ser lo que no es,  nos toma el pelo en su beneficio y el de quienes lo financian;  alguien prometiendo lo que después incumple nos pone en el disparadero,  nos engaña,  nos tima,  nos hunde.
   Estas escenas son tan antiguas como lo es el teatro de la vida,  al que asistimos a diario sin aprender nada:   http://youtu.be/cJnXMYy3Q2E
    

2 comentarios:

  1. !!Hola,Andrés!!

    Tienes razón,los seres humanos somos muy confiados.Creemos q las cosas malas hacen distinciones entre buenos y malos.Lo q si es una realidad es q el q engaña sabe como hacerlo, y contra eso no tenemos antídoto.Pero si dejamos q nos engañen con el mismo truco no tenemos perdón.

    ResponderEliminar
  2. Es así. Se ha convertido en una carrera más, en una formación extra, en un singular máster. Hay profesionales del engaño a todos los niveles. Algunos gobernando.

    ResponderEliminar