viernes, 21 de diciembre de 2012

OTRO FIN DEL MUNDO

   Me ha costado algún tiempo entender que cuanto se habla del fín del mundo es real:  hoy es el día.
   El último día virtual para una sociedad que estos días hace cola para comprar marisco mientras a pocos metros otra cola espera la comida que Cáritas o alguna otra entidad prepara para miles de personas que viven en la exclusión.  El último día para entender que en este país hay futbolistas que ganarán al año dieciseis millones de euros netos,  porque los impuestos los pagarán a medias su club y usted cuando vea el partido en la televisión de pago.
   Hoy debe ser,  necesariamente,  el fín de un mundo que priva de asistencia médica a personas,  que posibilita una nueva era de explotación con reformas laborales abusivas,  que deja en el frío de la calle a ancianos y niños deshauciados.  Un mundo sin conciencia.  Poco se perdería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario