viernes, 14 de diciembre de 2012

PAQUITO

   No llegué a conocer a Paquito,  ni siquiera he conseguido saber su nombre completo.  Me cuentan que estuvo durante algún tiempo participando en las reuniones de un partido político,  cuyo nombre pasaré por alto,  interpretando el lenguaje de los sordos.
   Casi dos años se pasó interviniendo en todos los actos,  llevando con sus manos y gestos graves,  la interpretación de cuanto se hablaba en ellos.  Se convirtió en alguien imprescindible y estimado que daba cierto caché a cada acontecimiento.    Un buen día llegó alguien desde la central del partido y preguntó si realmente era necesaria su presencia en aquella reunión del comité provincial,  que apenas llegaba a  la quincena de participantes.
   El secretario de organización local preguntó al que ostentaba su mismo cargo a nivel regional si ellos traían algún participante sordomudo,  obteniendo una respuesta negativa.  A continuación preguntó al responsable de participación ciudadana de la localidad cuantas personas con la citada minusvalía había en el comité,  extrañándole la respuesta del mismo,  en el sentido de desconocerlo.
   Entonces alguien le preguntó directamente a Paquito si conocía a las personas que necesitaban su traducción en las reuniones,  a lo que nuestro personaje respondió marchándose de la sala sin una sola palabra,  ni un solo gesto.  Lentamente se dirigió a la salida y nunca más se supo de él.
   Pasados algunos años,  alguien que me pidió no ser idenficado me confesó que el personaje en cuestión no era sordomudo y ni siquiera tenía la menor idea del lenguaje interpretativo al uso en este colectivo.  Un día,  a modo de broma y en el trancurso de una reunión pre-electoral,  imitó a quienes había visto hacerlo en otros foros y el secretario local le propuso que se hiciera cargo de dicha labor en las reuniones siguientes.  Así llegó a estar todo ese tiempo,  gesticulando vaya usted a saber cómo, sin que nadie advirtiera la suplantación por la que,  todo hay que decirlo,  cobraba cuarenta euros en cada acto.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario