martes, 22 de enero de 2013

CON LA BOCA MUERDE EL PEZ

   Mientras medio mundo anda preocupadísimo al conocer que Angela Merkel ha perdido la Baja Sajonia que,  tranquilícese,  no es una enorme prenda interior habitual en la canciller,  sino uno de los dieciseis estados federados de Alemania,  en nuestro país la mayor preocupación se centra en el parto de Shakira  que,  salvando las distancias,  es otra mujer.   Como la ministra Báñez,  que con su reforma laboral está consiguiendo batir todos los records de pérdidas de empleo.  Y todavía cree ver brotes verdes mientras en su partido parecen proliferar otros brotes mucho más preocupantes.
   Cambiando de acera,  empeorando diría yo,  hemos podido oir como Alvarez Cascos,  antes dirigente del partido que se oponía al divorcio,  quien se lo iba a decir a él,  se marchó de caza en plena crisis del Prestige al estimar que su presencia no era útil en aquellos momentos.  Más o menos como el Rey,  que hace lo mismo constantemente,  aunque con más fundamento.
   Nos enteramos de que Ecuador demanda a España ante Estrasburgo por los desahucios amparados en nuestra legislación,  que parece escrita por banqueros.  Recuerdo a Rafael Correa,  su presidente,  que además de político es economista,  en su discurso en la cumbre iberoamericana de Cádiz,  este pasado noviembre,   hablar sobre el tema con seriedad y rigor,  en presencia del monarca y del presidente del gobierno español,  que miraban hacia otro lado,  como quien oye tronar.
-¿De qué habla éste,  Mariano?, -  me pareció imaginar entonces que cuchicheaban.
-Vaya usted a saber,  qué sabe nadie, -   le diría.
   Total,  que doña Angela lo que ha perdido es un estado y no una prenda,  que para prendas aquí tenemos un montón,  aunque el mayor montón lo está consiguiendo la ministra.  Va camino de los seis millones.

  
  
  
  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario