viernes, 18 de enero de 2013

LA CICLOGÉNESIS POLÍTICA

    Sin entrar en improductivos tecnicismos,  podríamos asegurar que hablamos del proceso de crecimiento de un determinado tipo de ciclón que arrasará con cuanto sabemos,  o creemos saber,  de la clase política que,  por nuestra delegación expresada en las urnas,  gobierna la nación.
     Solo nos faltaba conocer que quienes nos hablaban de regeneración habrían de regenerarse o quienes propugnaban honradez no la practicaban.
   Las últimas revelaciones nos llevan aún más lejos de cuanto sospechábamos y nos sitúan en la eterna disyuntiva:  o el uniformado de bigote y aroma aguardentoso o los representantes de todos por todos elegidos.
   Pero si admitimos que en la democracia,  que se supone preferimos,  tengamos listas cerradas para meter cuanto ganado queramos,  hablemos claro,  empezamos a equivocarnos.
   Que se esté privando de urgencias médicas a miles de ciudadanos,  que se esté cobrando un euro por receta,  que se construya una justicia solo para ricos,  que se eternice la vida laboral para cobrar una justa jubilación pagada con creces,  que se condene a la juventud al trabajo precario  mientras haya individuos repartiendo dinero negro blandiendo presunta honradez,  nos lleva al temible ciclón que,  a modo de tentación siempre justificable,  propone al aguardentoso uniformado que,  pistola en mano,  promete mayor honradez y menor coste,  a cambio de cuarenta años de atraso.
  
  
   
  
  

6 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu artículo compañero, ya que sin envolverlo en una parafernalia ni hacerlo excesivamente largo, has explicado a la perfección las chusma política que nos representa. Tenemos un porvenir muy negro y si ya hablamos de los jóvenes y futuras generaciones para que te cuento. Los que ya tenemos una cierta edad con la nuevas leyes de estos borricos, y de los que se fueron que los otros también tenían lo "suyo", nos vamos a morir trabajando y ya veremos si llegamos a cobrar pensión, pero lo peor de todo es que esto tiene muy mala pinta y no podía desembocar en nada bueno.

    Saludos Andrés de Andrés.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo, Rafa. Veníamos mal y vamos peor. A corto plazo no se ven solucciones y los cuartelazos deben quedar para los cuarteleros. ¿ Qué nos queda?.

    ResponderEliminar
  3. Veremos a ver donde lleva todo esto que no me está gustando ni un pelo. Por eso no me gusta ver la tele porque son todo noticias malas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Noticias pero menos, estimada amiga, porque comienza a ser demasiado frecuente este baile. Si lo unimos al pesimismo general por la situación económica, apaga y vámonos.
    Afortunadamente quedan otras cosas, otros valores, otras personas. Bienvenida.

    ResponderEliminar
  5. !!Hola,Andrés!!

    Ya solo nos queda por ver en las noticias el estreno de la película "lo q el viento se llevo de España".Nos queda borrasca para rato.

    Muchísimos besitos,Andrés,muy bueno tu texto.

    ResponderEliminar
  6. Me temo que no hay viento suficiente para limpiar el país de tanto aprovechado. ¡Soplemos con fuerza!

    ResponderEliminar