domingo, 27 de enero de 2013

MIRIAM, TOÑI, DESIRÉE...

   Se ha cumplido recientemente el veinte aniversario del crímen de Alcaser,  donde tres niñas de catorce y quince años fueron salvajemente violadas,  torturadas y asesinadas por dos individuos de los que solamente uno cumple condena.  El principal encausado,  Antonio Anglés,  continúa en paradero desconocido.
   A la caída de la tarde del día 13 de Noviembre de 1992,  una vez reunidas,  las tres niñas pasan por casa de Esther,  la cuarta del grupo,  que no puede salir por hallarse enferma.  Esto le salvó la vida.
   La sentencia da por sentado que los dos individuos implicados las asaltaron en algún lugar camino de una discoteca y tras vejarlas les dispararon para acabar con sus vidas.
   Pero el principal acusado sigue en libertad o al menos se desconoce su paradero,  como se desconoce el del cuerpo de Marta del Castillo o los niños deparecidos en Córdoba cuando estaban con su padre,  hasta ahora único detenido por el caso,  tras unas investigaciones plagadas de controversias.
   Nuestra policía,  nuestra guardia civil,  que tan activas vemos en demasiados casos de desahucios o represión de manifestaciones,  no tienen la eficacia que cabía esperar en estas cuestiones.  Ahí es donde la población les quiere ver.   Ahí es donde se les espera.

6 comentarios:

  1. Veinte años ya !!! Poco se ha aclarado desde entonces. Recuerdo que hubo una época en la que cada día sacaban una noticia nueva del caso, un nuevo horror.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente es posible que dentro de otros veinte años estemos preguntándonos, con sus padres, por el paradero de los restos de Marta del Castillo. Es exigible una mayor eficacia.
    Saludos, Jal

    ResponderEliminar
  3. El tiempo asusta, no era consciente de que la fecha del macabro suceso, una desgracia que se convirtió en un circo mediático, menos mal que en eso parece que algo hemos aprendido, aunque sea un poco.

    ResponderEliminar
  4. El caso de la niñas de Alcasser lo vive muy cerca ya que el pueblo está como aquél que dice pegado a mi ciudad Torrent. Hubo mucha mandanga, y yo creo que en claro nunca se sabrá la verdad.

    Saludos Andrés.

    ResponderEliminar
  5. Eso es lo peor, Rafa. Se dijeron muchas cosas y la verdad sigue en cuestión.

    ResponderEliminar
  6. Veinte años ya, Sergio. Solo hay un individuo en la cárcel que cumplirá un máximo de treinta, seguramente menos. La investigación dejó muchas dudas y demasiados supuestos.

    ResponderEliminar