miércoles, 27 de febrero de 2013

BUEN VIAJE, JOSEPH

   Te marchas,  confundido y lleno de dudas,  para vivir con humildad tus últimos días.  Te marchas sorprendido,  si cabe,  por cuanto suponías y te negabas a admitir. 
   No le escribo al Papa,  nunca lo haría,  sino a Joseph Aloisius,  nacido el 16 de Abril de 1927  que hoy,  justamente,  deja a su Iglesia en una encrucijada de incertidumbre.
   Dejas,  estimado amigo,  un legado pobre en obras y,  sobre todo,  dejas cuestiones por afrontar.  No has sido valiente para abordar con determinación cuanto lastra a la nave.  Dejarla a la deriva no es de buenos capitanes.
   Pero ignoro la profundidad de cuanto sabes;   debe ser grande lo que te empuja a tan grave decisión. 
   Mañana serás más libre pero nos habrás hecho a todos más súbditos de la duda,  quizás porque como bien dice La Biblia,  los caminos del Señor son inexcrutables.   No sabíamos hasta qué punto.
  
  

4 comentarios:

  1. ¿De dónde has sacado esa foto?...está hecho un zagal. Ya quisiera él volver a tener es edad aunque no llegara a Papa. Descanse en paz, en el buen sentido de la palabra. Mis dos últimas entradas van dedicadas a él, "pero claro a mi estilo".

    Saludos Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Rafa. La fotografía es de hace mucho tiempo, porque no me dirijo al Papa sino al Joseph Ratzinger que seguramente ignoraba cuanto ahora sabe. Como bien dices, en el buen sentido, que descanse ahora en paz.

      Eliminar
  2. Igual no sería mala idea ventilar el local.

    Saludos Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo harán, estoy seguro. El sustituto vendrá ya curado de espantos o conocedor de cuanto se oculta. Cordiales saludos, amigo jaal.

      Eliminar