viernes, 1 de febrero de 2013

DE OTROS TIEMPOS

   A mí me cogió el inglés crecido aunque con pantalón corto porque las madres de mi época tardaban en admitir los largos, ya que una vez probados no había niño que quisiera los otros,  que seguramente serían más caros o tal vez  se resistían a dejarnos crecer.
   Eran tiempos de Franco,  a quien yo veía como un militar bajito que nos salvó de aquellas hordas rojas que nos querían vender a Moscú.  Eran tiempos de Formación del Espíritu Nacional,  una asignatura aburridísima que jamás comprendí para qué servía y en la que oí por primera vez la palabra solidaridad,  que un poco entusiasta profesor usaba a la menor oportunidad.
-La solidaridad nacional, - decía antes de perderse en cosas que nadie entendía.
   Soy de tiempos del francés,  que debía ser más importante porque casi todos los niños lo estudiaban,  mientras un mínimo porcentaje de raros salían de las aulas porque eran de inglés.  El tiempo me demostró que todos,  menos ellos,  estábamos equivocados y habíamos perdido años estudiando un idioma feo e inútil salvo para los franceses que no hablan el  de Shakespeare.
   Ya de mayorcito y por narices,  tuve que manejarme aunque mal en él y fuí descubriendo que las letras de aquellas canciones que tanto nos gustaban a todos,  eran malísimas.  En una época incluso las canté y vaya a saber usted qué decía con mis escasos conocimientos.
   Hoy apenas recuerdo el francés y además habría preferido que me enseñaran mejor el gallegoel catalán, el vasco,  el bable y quien sabe si con los años habría entendido mejor el significado de aquella palabra que tan rara me sonaba y que puede haber perdido sentido,  en una época en la que parece que no cabemos todos en el mismo cuadro en el que nos pintaron. 

2 comentarios:

  1. Yo soy también de aquellos niños, que hasta bien mayorcito usaba pantalones cortos aunque hiciese un frío del carajo. En cambio ahora en cuanto que hace un poco de calor me los coloco cortos, aunque ya no estoy muy mayorcito, ya mismo lo que soy es carcamal. En cuanto al inglés, tampoco me toco, se daba francés. Pero ni aprendí el francés ni de inglés se torta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Podían habernos enseñado el chino mandarín, que es el más hablado en el mundo. Pero todo tiene su consuelo: hablamos el segundo idioma más usado y vamos camino de hablar chino porque son los únicos "empresarios" que crean trabajo en España.

    ResponderEliminar