viernes, 8 de febrero de 2013

EL PUEBLO SOBERANO

   Habla Cayo Lara del  " pueblo soberano " y me vienen a la mente el generalísimo y las coplas de Farina.
   Los jóvenes de hoy apenas si conocen que aquí tuvimos a alguien nombrado así,  como si a un obispo le llamaran obispísimo o putísima a una señora de la vida.
   Eran tiempos en que sonaba mucho lo de pueblo soberano,  como un rebuscado contrasentido o burla gramatical,  porque el pueblo lo era todo menos eso.  Aunque quedaba bien decirlo.
   Pero Lara es del siglo pasado,  como casi todo el mundo hoy,  por lo que maneja aún términos y expresiones caducadas.   Aquí se hizo una guerra para poner al pueblo en su sitio y una postguerra para recordárselo durante mucho tiempo.   Después se chapuceó una transición que puso forzado fín a los rencores de quienes podían tenerlos,  porque los otros tuvieron muchos años para depacharse a gusto.
   A estas alturas,  lo de pueblo soberano suena a coña,  a desconocimiento o a gilipollez;  suena a Farina,  con todo lo que ello representa de buena copla.  Suena a burla a la vista de las actuales circunstancias,  suena a miseria y alpargata,  suena a generalísimo

  
  
  

8 comentarios:

  1. Suena a mentira. Soberano ....es cosa de hombres ¡qué rancio era aquello! pero vuelve a oler... ..jajajajja. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Rancio, muy rancio. Como las bolas de alcanfor de nuestros armarios antaño...

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que se puede decir más alto, pero no más claro de lo que tú lo has dicho. Cada vez estamos más oprimidos, y lo de soberano pues eso sueña a coña. Está deseando la policía encontrarse con una manifestación para repartir palos.

    Saludos Andrés.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, hay muchos conceptos que van quedando huecos y carentes de contenido, quedan sólo las palabras, sin sustancia, como el humo de una hoguera o esos aviones que las dibujaban el cielo.

    ResponderEliminar
  5. Es muy acertada tu descripción. Perdoname la tardanza en moderar tu comentario. Huyo de Cádiz en el primer fín de semana de carnaval, de botellona y meada y " me refugio " en los Madriles. Me alegra verte por aquí.

    ResponderEliminar
  6. !!Hola,Andrés!!

    Demasiadas cosas arraigadas,demasiados años aprendiéndolas.Mas años para olvidarlas.

    ¿Así q de fiestorro en madrid?Vaya! de lo q se entera una jajajaja

    Muchísimos besitos,Andres.

    ResponderEliminar
  7. Madrid es un poco la casa de todos, querida amiga, un lugar divertidamente anárquico donde refugiarse de la ordenada botellona en que hemos convertido el comienzo de nuestro carnaval.

    ResponderEliminar