jueves, 14 de febrero de 2013

PAPERAS

   Hay paperas en Madrid,  leo,  y en toda España,  afirmo.  Pero no,  que las paperas a las que se refiere la noticia son de la ya clásica infección que hoy,  ya más cultos,  llamamos parotiditis.
   Aquella,  ya más infrecuente por la acción de la triple vírica,  tan denostada por padres progres de cultura retro,  provocaba una notable inflamación de las glándulas parótidas,  que configuraban una peculiar cara hinchada cada vez menos frecuente.
   Yo creí,  por los tiempos que corren,  que se referían a caras duras,  más de la época y el lugar.  Mil perdones.
   Y hablando de perdones,  con erre que no con ene,  mire usted por donde,  nos enteramos de que aquél eficaz ministro de la época Aznar que veía la mano de Zetapé en cuantas desgracias acontecían a la humanidad y continuaba achacando los atentados del 11M en Madrid a ETA cuando ya se conocía que esta organización de criminales era ajena al tema,  hablo de Acebes,  ha estado cobrando como consejero de Iberdrola casi treinta mil euros mensuales.   Debe tener muchos conocimientos o saber mucho,  que no es necesariamente lo mismo.  Todavía no ha pedido perdón,  ni por una ni por otra cosa.
   Y qué decir de la ministra de trabajo,  que continúa con alabanzas a la reforma laboral de su gobierno.  Es normal,  pienso,  en quien ha encontrado trabajo gracias a él,  su primer trabajo por cierto.
   Y qué me dicen del anterior gobernador del Banco de España,  don Fernández Ordóñez,  que ahora se descuelga afirmando que no se fiaba de Rato al frente de Bankia.   Adivino que nos ha salido,  el buen hombre.  Quienes compraron acciones de la entidad,  en una operación que él y otros como él consintieron,  le hubieran agradecido mayor anticipación en sus pronósticos.  Alguna vez se disculpará,  digo yo.
   Pero quería de hablar de paperas y se me han ido los aires con otros vientos.  Usted perdone.
  
  

10 comentarios:

  1. Bueno amigo Andrés entre las paperas de antes y los peperos de ahora, gramaticalmente hablando no hay muchas diferencia, pero sí en cuanto a definición y consecuencias de las mismas. Las paperas de antes como dices, ahora se curan sin mayor problema, pero los peperos es más difícil de sanear, por los efectos tan nocivos que causan a la sociedad, y porque la vacuna radica en los votos de los ciudadanos,y la última vez parece ser que la mayoría quisieron que nos contagiásemos de este virus. Lo de Acebes en sus momento tuvo tela, pero más tela y delito tiene como el algunos blogs de la extrema derecha y fascista que leía yo y que decían que detrás de los atentados de Atocha andaba la mano negra de "Rubalcaba" y esto me parece muy fuerte. En cuanto a Acebes otro que le sirvió la política como lanzadera para cuando se retiró ponerse las botas. Y lo de Rato para rato tenemos cuentos y milongas.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda tribu. Lo peor de esta gente es que además te miran por encima del hombro. Tendremos que armarnos de paciencia sin dejar de salir a protestar civilizadamente por cuanto consideremos improcedente en sus procedimientos.

      Eliminar
  2. Se te ha ido la mano de las paperas a un cáncer que no creo que sea terminal pero que ya está comenzando a producir abundantes amputaciones. Metástasis hay muchas, algunas de ellas son las que has comentado.

    Un abrazo Andrés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo que en un principio resultaba jocoso como la travesura de algún concejal choricete o la factura telefónica de algún alcalde salidillo, se va convirtiendo en actitudes de escándalo. El caso es que todos, salvo excepciones honrosas, salen por la puerta grande y pasan a consejos de administración en actividades de las que no tienen la menor idea, cobrando cantidades astronómicas. Resuelven su porvenir arruinando el por llegar ajeno.

      Eliminar
  3. Papirotiditis galopante es lo que sufre este país. Lo malo es que no parece haber antídoto posible que nos salve de esto. El otro día en una de esas tertulias televisivas que brotan ahora como champiñones. Uno de esos sesudos analistas se mostraba contrariado por el desapego y la desconfianza con que el público ve a la clase política. Esa no era la salida, decía el buen hombre. Sin caer en la cuenta que aquí juntar las palabrejas clase y política en la misma frase para referirse a este atajo de descastaos. Como que da un poco de risa. Y cierta mala leche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien mala leche, a la vista de cuanto vamos sabiendo que, con seguridad, no es sino un porcentaje menor de lo que ocurre. Comienza a dar miedo levantar una alfombra en algunos lugares. Bienvenido.

      Eliminar
  4. Hola. ¡ay1 pues yo me quedo con las orejas de Montoro y esa voz de bajo ..es muy sexy y ya no digamos esa sonrisa angelical de Mato o los tics de Mariano que parecen que te guiña el ojo y lo que está diciendo son paperadas, perdón, peperadas, perdón, mentiras. Feliz fin de semana. Voy al asteroide ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni se te ocurra subir al asteroide: por lo que veo, vamos a subir entre todos a gente muy rara. Que tengas un muy feliz fín de semana tú también.

      Eliminar
  5. Como diría un amigo mío:

    Señor Ordoñez no sabe usted como me joden los profetas.

    Saludos desde El Bierzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así. Este personaje ha destacado solo por no hacer bien su trabajo. Ahora nos sale profeta.

      Eliminar