martes, 12 de marzo de 2013

FUMATA NEGRA

   Ha sido negra,  tal como esperaban,  la notificación les ha llegado vía burofax y hay una fecha señalada para el desahucio.
   No recuerda bien los años que lleva viviendo en esa casa,  toda una vida,  viendo crecer a sus hijos día a día,  noche a noche de desvelos,  fiebres,  preocupaciones y cariño. 
   María esperaba otras noticias pero éstas no llegan;  primero y hace ya casi un año,  el paro de su marido,  que no ha hecho otra cosa en la vida que trabajar y ser bueno.  Buen marido y buen padre.
   Después,  con el tiempo,  con el normal desarrollo de los hijos y su marcha del hogar,  lo que parecía ser un desahogo se tornó en aprietos.  Porque hay que ayudarles cuando les van mal las cosas.
   Y se hace falta un aval,  se pone.  Y si es la casa la garantía precisa,  se firma,  cuanto haya que firmar.
   A veces Dios se despista y vienen malas.  Paco en el paro y después Manolín,  el mayor.  La hipoteca que firmamos,  unos y otros,  aprieta aún más.  Vienen apremios,  vienen avisos,  vienen los fríos de la impotencia ante cuanto viene y ladra la injusticia y muerde en carne humilde.
   Ya hay fecha para el desahucio de la casa materna,  hipotecada como aval del mayor;  la calle espera a unos y otros.
   Mientras un mundo ajeno a todo espera ver la fumata blanca de lo mundano en los tejados de los palacios de la religión de los pobres,  María confiaba en hallar esperanza en el sobre que le ponía,  como Paco bien dice,  ante la realidad de la vida.  Para ellos,  blanco o negro,  no quedará ni el humo. 
  

4 comentarios:

  1. Estas tristes noticias de los desahucios que se dan día a día y de la gente que tiran de sus casas como perros sarnosos, y mucho peor los que se suicidan, ponen a uno de muy mala leche. Así que a mí como ti, y a otros miles o millones de personas nos importa un carajo como salga el humo del Vaticano para elegir al próximo Papa. Por mí como si sale de color caca.

    Saludos Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo cuanto dices, Rafa y coincido contigo en la desesperación de los que esperamos otra cosa de algunas instituciones. Un abrazo.

      Eliminar
  2. la realidad se cubre con papel de diario en las plazoletas del parque
    allí se despierta cada una con su hambre de justicia
    algo que para los gobiernos y las instituciones no tiene mayor valor que para cuando hay votaciones
    humo blanco o negro no es lo relevante, lo importante son "los leños" que se usan para provocarlas y podrían ser muchos que un incendio podría declararse, si las autoridades no ponen manos en obra

    ANIMOS Y ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo describes muy bien, estimada Elisa; la paciencia de los pueblos tiene límites. Cuando fallan los gobernantes y se resquebrajan los principios solo queda el fuego. El humo es lo de menos.

      Eliminar