martes, 2 de abril de 2013

EUROPA GO HOME

   Ha cerrado el chino de la esquina;  no puede haber peor pronóstico de cuanto se avecina.  Era algo más que una tiendita de chuches,  refrescos y tabaco bajo manga y había pasado de ser algo para los desavíos a un súper habitual en un barrio pijo con gente pija de bolsillo chungo.
   Que cierre un chino es mal presagio y aún lo es más que en su lugar no abra otro.
   La Europa que los atrajo tiene los días contados,  como contados tenemos los chinos que van cerrando. 
   Chipre ha venido a dar un aldabonazo  a las conciencias ciudadanas que todos llevamos en la cartera y algunos ya no queremos ser europeos en momentos en que otros ni siquiera quieren ser españoles naciendo aquí.  Está fracasando lo que se construyó con trampa para el servicio de franceses y alemanes,  que fueron los primeros en fallar a esa comunidad de propietarios de nada en la que se constituyó el fiasco.
   Ya nos han tocado los bolsillos y empiezan a tocarnos las narices;  nos gobiernan desde una silla de ruedas en un país que gana la tercera guerra que organiza.  
   Aquí,  mientras,  un individuo con una cara que se la pisa nos dice que ser pobre y ser tonto es lo mismo y se queda tan pancho.  Y otros preguntan al Rey por los trescientos millones de su herencia mientras yo ingenuamente me pregunto donde tendrá los demás y cómo los habrá ganado. 
   Europa es más que un desastre una quimera desastrosamente gestionada,  mientras España es un conjunto de intereses sin gestión.  Aquí nos vamos acostumbrando a ser lo que somos y así elegimos a quienes elegimos pero lo de Europa lo llevamos peor.  Creo llegado el momento de ir pensando en nuestra peseta y que las deudas de la banca las pague la banca y quienes la gestionaron.  En la moneda que sea,  o en carne de presidio.
  
 

4 comentarios:

  1. siempre he pensado que poner una sola moneda para diferentes realidades socio-polítca-económica es un error
    es poner todos los huevos en una sola canasta
    si se cae la canasta, se rompen todos los huevos de una

    pero si se ponen en distintas canastas, a distintas manos , a distintas realidades, de seguro más de un huevo se salva y hasta trae cría

    ÁNIMOS y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo describes perfectamente. La idea era buena pero de Alemania no puede esperarse nada bueno. Es hora de aprender la lección tras demasiadas experiencias. Besos para tí, Elisa.

      Eliminar
  2. Muchos ya hace mucho tiempo que están echando de menos nuestra querida peseta. Y como dices si hasta los chinos ya cierran los negocios, "asunto feo". Aquí sólo va a seguir viviendo bien, aunque lo pongan a caldo, el Rey, el Urdangarín y cuatro mamones más.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son tiempos para la lírica. Apunta mal para quienes tienen ahorros y peor para quienes no los tienen. Tendremos que ponernos de acuerdo para fletar un autobús entre muchos y llevar a Suiza lo que juntemos. Estos no tienen problema de moneda; ni escrúpulos para recibir las de los demás.

      Eliminar