miércoles, 17 de abril de 2013

MANOS ARRIBA

   - Esto es un atraco -  me dijo,  sonriente,  mientras cogía mi dinero.
   - Doce euros el kilo de galeras,  ni que fueran cigalas,  -  le he contestado.
   El pescadero es el último eslabón de una cadena de gentes e instituciones que se despiertan cada día con el ánimo de atracarle.  La central del entramado está en Bruselas pero la dirección en Alemania.  Aquí solo hay mindundis.
   - Tres con veinte,  -  te dicen cuando preguntas por los primeros nísperos de la temporada.  El frutero también.
   Y el peluquero y el de la gasolinera;  no digamos nada del tipo del taller.
   Y el gorrilla de la esquina que dice vigilar su coche y se lo araña si se hace usted el loco;  vivimos en un país en el que los atracadores entran al banco a trabajar.
   Y la banda del barrio prepara nuevas medidas para mangonear lo de las pensiones,  que ya está bien de mantener viejos.   Y lo de jubilarse,  ya veremos si con setenta y tantos,  que estará usted en la flor de la vida,  siempre y cuando haya cotizado cincuenta y no tenga multas de tráfico pendientes.
   Manos arriba. 
  
  
  

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Ya tengo soluccionados los problemas en el blog: me basta con entrar vía Google Chrome. Con el de siempre no hay forma. Cosas veredes. Un abrazo, Verónica.

      Eliminar
  2. !Hola,Andres!

    Q me he reido,mon ami.Ha estado genial.Todos se llevan tajada,un melon pequeño para tantas bocas.
    besitos,andres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra verte de nuevo por aquí. Ya sabes que tienes sitio fijo. Besos.

      Eliminar
  3. ¡Qué va! La dirección del entramado la tenemos en La Elipa. Con nocturnidad y alevosía.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se cuenta que La Elipa antaño era asentamiento de los traperos madrileños, que recogían las basuras casa por casa. Los tiempos cambian una barbaridad. Y los traperos. Un abrazo para tí, Jaal.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo con lo que dices, por todos lados es un atraco en toda regla. En cuanto al tema de la jubilación, los que están a punto de hacerlo aún van a tener suerte. Pero de aquí en adelante al resto nos queda pasar un calvario. A mí con la nuevas reformas me parece que me pilla de lleno. Voy a tener que estar trabajando hasta no se cuando, y encima ya veremos lo que me queda de paga.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría poder contradecirte pero lo cierto es que los tiros llevan esa dirección. Hay que mantener el status del dominante sobre el dominado, del mercado sobre el cliente, del patrón sobre el mandado. Hemos caído en la crisis en el peor momento y con los peores gobernantes. Paciencia, Rafa.

      Eliminar