miércoles, 22 de mayo de 2013

A MARÍA

   Yo tampoco sé porqué aún no arden las ciudades,  María.  Ha sido esa mi respuesta a su pregunta,  solo mentalmente,  porque no he sabido vestir lo que realmente siento y  permanecí en silencio.
   Ignoro qué va a ser de una juventud de oscuro presente y triste futuro.   De nada valdrán su formación,  ni sus esfuerzos,  ni su paciencia.
   Algunos pasarán de jóvenes a menos jóvenes y de esto a maduros que bordearán la frontera de lo indeseado por no ser  jóvenes.  Nadie creará contratos para ellos.
   Será ésta una generación perdida,  como lo fué antes aquella de la droga;  currículums vacíos de experiencia laboral sin los que acceder al mercado por carecer de ella.  A un paso de la marginalidad mejor formada de la historia en un país que se dejó hundir en la desesperanza;  cuándo podrá jubilarse quien jamás cotizará lo necesario para llegar a los mínimos que pondrán quienes aseguran su porvenir con pocos años en la política y vergonzantes sobresueldos.
   Me has preguntado porqué aún no arden las ciudadesMaría.    Y no he sabido contestarte.

8 comentarios:

  1. Malamente lo tendrán los más jóvenes si no pueden cotizar para tener en un futuro una jubilación digna, esperemos que el país resurja de las cenizas, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que así sea, Paco; pero que no sea a cambio de dejar una generación quemada ni el futuro precario para los que vengan detrás. Deben oírse fuerte las voces.

      Eliminar
  2. triste panorama pinta la realidad , solo puedo decir que hay una importante cantidad que emigran a este lado del mapa
    donde las oportunidades aún se dan

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia siempre se repite, Elisa. Toca ahora a otros labrarse el futuro lejos de su tierra. Quienes jamás emigran también son siempre los mismos. Los mismos que obligan a marchar a los demás. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Tranquilo que ahora cuando vuelva Aznar "Jose Marí" como siempre le he dicho yo, por eso del cariño y la amistad que me profesa se acaban todos nuestros males. Porque este es capaz de volver. Ya dijo el otro día que tiene muchas responsabilidades y obligaciones con su país y su partido.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos dejó metidos en una guerra injusta e innecesaria que aún causa muertos. Es de memoria ingrata para muchos, entre los que me cuento. Por otra parte, mejorar lo actual no tiene mérito, pero no debería olvidar que fué él precisamente quien lo designó heredero del reinado que creyó tener.

      Eliminar
  4. De momento las cosas dan un olor a chamusquina que echa para arás.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Creo que aún no hemos conocido lo peor, aunque para demasiadas personas lo peor ya ha llegado y para otros está por llegar, a la vuelta de la esquina.

      Eliminar