lunes, 13 de mayo de 2013

SOR MATO

   La ministra de sanidad prepara una campaña para ayudar a los jóvenes  a decir que no al sexo.
   Seguramente no habrá temas más importantes que afrontar y por ello va a gastarse una pasta gansa en orientación sexual.  Tóma ya.
   En mi cándida niñez,  que también la tuve,  era un curita el que te explicaba en su despacho aquello de la flor y su cáliz que,  por arte de magia,  acababan siempre provocando un embarazo. 
   Algún compañero contó que el instructor le había sentado en sus piernas para contarle aquél secreto,  que seguramente era más fácil entender en aquella posición.
   Lo importante del tema era que la flor,  siempre la flor,  metía vaya usted a saber dónde algo de vaya usted a saber qué  y consecuentemente alguna señora tendría un hijo.   La idea que teníamos muchos niños de que aquello se hacía follando se iba a hacer puñetas y cuando contabas en casa que el padre fulanítez te había dicho aquello,  te miraban dudando si eras algo gilipollas o te lo hacías.
   La ministra añora esos tiempos y volveremos a la florecita,  sus pistilos,  estigmas,  ovarios,  (con perdón) y pedúnculos.   Aquello de pedúnculo me sonaba salvaje y soñaba con tener de mayor uno enorme que causara envidia,  pero la vida no siempre es justa.
  
  

10 comentarios:

  1. Como complican algo tan natural.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo natural y esta gente están en extremos opuestos, Verónica. Un abrazo

      Eliminar
  2. El gobierno debería preparar una campaña para aprender a decir que no. Así a secas. Claro que me temo que el gobierno no sea el "ente" adecuado.

    Saludos Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo. Es el ciudadano quien tiene ahora la palabra y debe hacerse oir. Un abrazo, Jaal.

      Eliminar
  3. no en vano ustedes son el viejomundo jejeje
    acá en el nuevo mundo cero rollos

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero digo yo que algún día les explicaron lo de la flor y sus pistilos. Besos, Elisa.

      Eliminar
    2. pues así con eso de la flor,que yo recuerde no,
      se explicaba con mucha biología (asignatura)
      y ahora le han dado una visión algo más humanista
      antes era un proceso natural pero siempre apuntado a lo biológico
      como especie mamífera

      acá desde que dejamos de ser colonia, la educación
      ha sido sin esos apretados parámetros religiosos

      las escuelas públicas separan muy bien lo laico de lo religioso
      y como son tantas las tendencias de creencias
      optan por lo científico

      buena semana

      Eliminar
    3. Nunca se deja de ser colonia, lamentablemente, Elisa. Los parámetros religiosos, de todas las religiones, no van más allá de la ignorancia y la superstición en la que desearían mantener al mundo. Buena semana, estimada amiga.

      Eliminar
  4. Bueno igual es que esta ministra de sanidad en su juventud folló poco y mal, y perdón por la vulgaridad.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mal, lo supongo y poco lo intuyo, Rafa. Pero estos mojigatos y mojigatas descubrieron Londres antes que nadie. Porque se lo podían pagar.

      Eliminar