lunes, 29 de julio de 2013

TIEMPO DE GAZPACHO

   Los años me han echo un escéptico contumaz  y cada día me trae motivos para pensar que estoy en lo cierto:  nada es lo que parece.
   A menudo lamento el tiempo que he perdido en los aeropuertos,  una considerable parte de mi vida invertida en la espera de un medio que odiaba tanto como temía y que solo la responsabilidad y quizás algún whisky alentador,  parecían justificar.  Todo para decir lo que otros esperaban oirme o para oír lo que ya sabía.
   Mis tiempos de miedos,  pocos pero intensos,  los compartía con el tren.  Lentísimos coches cama de estirados revisores o AVES de inquietante rapidez en los que el tiempo pasaba demasiado lentamente contemplando,  oyendo más bien,  cuanta estupidez puede llegar a exhibirse con un teléfono móvil activo.   Los trenes también se la pegan,  parece,  porque hay seres humanos llevándolos y,  sobre todo,  porque otros seres humanos,  o vaya usted a saber qué son,  hacen números y ahorran seguridad para aumentar bonos y otras pagas.
   A todo esto,  un Papa nuevo,  un tal Francisco,  parece ir a liarla.    De nuevo mi natural escéptico me pone en alerta ante lo inédito:  escandaliza a los obispos y perturba a esa gentuza que figura como tertulianos en los más recalcitrantes medios.  Entre  Francisco y Rouco hay tanta diferencia como distancia. 
   Yo sigo con alergia a los aviones y ahora temo ya al tren;  aunque me fío más de los pilotos que de los ejecutivos de ADIF y RENFE,  que solo navegan con su  bolsillo. 
   Seguiré montando en moto.  Es verano;  tiempo de gazpacho.
  

8 comentarios:

  1. nada es lo que parece
    sin duda
    a tiempos revueltos...

    una sopa fría viene bien cuando el sol solo sabe de espejismos

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lúcida apreciación, Elisa. Es tiempo de espejismos. Los esperanzadores serán, seguramente, efímeros. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Domingo. Ayer estuve en una manifestación en la Puerta del Sol pidiendo la dimisión del DESGOBIERNO de España. Y sobre todo impedir la nulidad del caso Bárcenas que es lo que persiguen los del DESGOBIERNO de España. Pues bien, eramos apenas 1.000 personas casi todos "mayores". Aquí no pasa nada, España "va bien". Una pena. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Media España está de vacaciones y la otra media también, pero por mucho tiempo.
      En los carnavales de Cádiz hay una letrilla que dice así: "aquí no pasa na, esto es un cachondeo, porque todos los cargos y nombramientos han sido a deo". El coro " Los Dedócratas" ya hace años cantaba el estribillo. Lamentablemente, mientras no brillen las antorchas y huela a quemado, nos seguirán saqueando.

      Eliminar
  3. Pues de no ser preciso, dejemos a un lado los trenes y aviones, y limitémonos a un gazpacho fresquito, que por cierto a mí me gusta como a Dios. En cuanto al Papa Paco es lo mismo que teníamos pero más duradero, ya que aunque los cogen muy viejos, este está para dar mucho la vara.

    Un abrazo Andrés, y a pasar buen mes de agosto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente te deseo un buen agosto, Rafa. Quienes ya no trabajamos carecemos de vacaciones. Yo tendría que buscarme un trabajo para tener algún tiempo libre. Un abrazo.

      Eliminar