domingo, 4 de agosto de 2013

EL F.M.I.

   El Fondo Monetario Internacional,   vulgo FMI,  es un organismo de carísimo mantenimiento que no sirve para nada,  en el que los estados intentan meter a gente incómoda para repartir el efecto de sus desvaríos.
   España  " colocó "  ahí a  Rodrigo Rato,  eminencia gris del partido popular que casi consiguió cerrarlo.  Todavía se le recuerda y,  qué clarividencia,   se le critica por su gestión decepcionante.
   Quizás por eso y antes de que hiciera sombra a algún mediocre,  su partido le buscó acomodo en Bankia,  con el resultado que todos conocemos.   Ahora,  ese eficaz gestor anida en Telefónica,  reducto de gente del rigor profesional de Urdangarín.
   Su actual directora,  la Sra.  Lagarde,  nos aconseja que rebajemos los sueldos,  otra vez,  para,  según ella,  crear empleo.  El estreñimiento es cuna de monstruosas ideas.
   Son innumerables los vividores de coche oficial,  hotel de cinco estrellas,  pasaje en Business y  cama fría que viven del cuento de que los demás lo hagan peor.  Gentuza arrogante que ni siquiera supo ver la llegada de la crisis.
   Otra rebaja de sueldos,  todavía,  otro pisotón al acelerador de la precariedad,  cuando no de la miseria,  posiblemente decidida en el lujoso vehículo oficial,  de regreso de alguna opípara cena en un restaurante citado en la guía Michelín.   El erupto canalla de gente sin conciencia.
  
  

4 comentarios:

  1. El Fondo Monetario Internacional, si que sirve, sí, pero sólo para joder a la clase obrera. Esto fue un invento de mierda, y los que lo rigen un atajo de sinvergüenzas.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Rafa: tienes la virtud de resumir con pocas palabras cuanto me cuesta interpretar en muchas líneas. Un abrazo

      Eliminar
  2. ndres de Andres
    Soy un feliz desocupado, tras una larga etapa de excesiva ocupación. Ahora escribo, navego, pesco y toco el bajo eléctrico. Solo quiero ser el joven anciano que soy; no me tienten

    Andamos en lo mismo
    mientras las canas
    Un abrazo Andres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felices, muy felices canas; nuestro trabajo y, sobre todo, nuestro tiempo, nos ha llevado lucirlas. Que nos quiten lo bailado, lo vivido, lo aprendido, lo enseñado, lo sentido...
      Carpe Diem.

      Eliminar