domingo, 22 de septiembre de 2013

EL REY Y SU REINO

   Me gusta tanto escribir sobre el rey como al rey que se escriba sobre él.     Qué vamos a hacerle.
   Ahora resulta que pasará de nuevo por los quirófanos,   privados y sin listas de espera,  para reparar la quincalla que otras operaciones le han colocado.   Curiosamente,  le intervendrá un emigrante gallego que en su momento se buscó la vida fuera de España,  como ahora están teniendo que hacer miles de jóvenes.  Paradojas de la vida en su caso y consecuencias de un mal gobierno en el nuestro.
    Ya en su momento decía este buen hombre que podíamos estar orgullosos de nuestra sanidad pública,  pero debe haberlo olvidado.  También dijo algo así como que todos somos iguales ante la ley.
    Coincide la noticia con el anuncio de que se comenzará a cobrar la medicación crónica administrada en los hospitales,  como una vuelta de tuerca más a los bolsillos del ciudadano.  También coincide con que la banca gana en pocos días en la bolsa más de ventidos mil millones de euros. 
    El dinero se crece con la miseria de quienes no lo tienen y  el hedor de tanto saqueo alienta sus beneficios.  Lo que se va a hacer con las pensiones no es asegurar su futuro sino el crédito de quienes nos aprietan.
    Se intervendrá de nuevo al monarca de las huellas del bon vivant pero difícilmente mejorará su imagen,  labrada día a día en muchos años de descontrol.
    Habrá que pagar la medicación hospitalaria y mientras se espera en el mostrador podremos leer que el Banco de Santander ficha a  Rodrigo Rato como consejero.  Cosas veredes,  Sancho.

2 comentarios:

  1. Ahí Señor!!!. Así es está injusta vida, no hay derecho, pero claro: es el Rey, así que, nos toca callar y mirar hacía adelante. Qué miercola!!!. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, querida amiga, nos tienen más bien mirando hacia otro lado. Besos

      Eliminar