jueves, 7 de noviembre de 2013

CARTA A LOS REYES

     Justamente dos meses antes de la festividad de reyes,  ya tenemos el catálogo de algún gran centro comercial en casa.  Más de doscientas páginas con artículos y juguetes de todo tipo,  porque en esas fechas somos los clientes quienes le ponemos las botas,  digo los reyes,  al Corte Inglés y similares.
     En todas partes se ha elegido ya a quienes encarnarán a los tres personajes,  gente ansiosa de fama y manoseo,  el carnicero venido a más o el empresario local,  putero y borrachín,  ávido de abrazos gratuitos.  A veces,  las menos,  gente bienintencionada.  Y volverán a embadurnar de negro a  algún blanco para hacer de Baltasar,  nunca se hace lo contrario.
     Es hora de hacer la carta y de pedir,  que por pedir no quede.  Que vengan tres y se vayan cuatro,  si es posible,  por sentido común y por hacer limpieza.
     Que la gente despierte y hable y al hablar que grite y al gritar que asuste;  que ya está bien de silencio.
     Me pido nueva gente gobernante,  con vergüenza,  si es posible.   Me pido sensatez y que se deje de robar siempre en la misma casa y en el mismo barrio;  me pido justicia y con ella otros jueces que sean capaces de hacerla.
     Y como siempre,  me dirán que no puedo pedir más,  que ya es bastante,  que los reyes,  los magos,  son pobres.  Y de lo que pido me vendrá la mitad;  un año más. 
     En los grandes centros comerciales ya se frotan las manos y este niño mayor cierra la carta y se irá a dormir,  un año más,  con el convencimiento de que como la bicicleta que nunca vino,  los deseos se perderán.   Han sido muchos años de echar cartas a los reyes,  que casi nunca cumplen.
    

8 comentarios:

  1. Yo pido lo mismo que tú que se vayan cuatro y los retoños aunque me imagino que los recortes también tendrán que ver en que ese deseo no se nos cumpla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los recortes se hacen siempre donde más duele. Tendremos a nuestro "mago" un año más. Hay que insistir en nuestras cartas, Tracy.

      Eliminar
  2. buen texto!!!!!!!!!!!
    yo pienso ser mi propio rey
    entonces todo lo que quiero
    se me cumplirá mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la mejor forma de cultivar la esperanza, estimada amiga. Por cierto, no sabes como te envidio el habano, ¿ o dominicano ?, que esgrimes en tu foto de perfil. Quizás los reyes me traigan otra vez saborearlos, que bien que los echo de menos. Ah, mis puros.

      Eliminar
  3. Lo que nunca he entendido, es por que cojones, pintan a un tío de negro para que haga de Baltasar. Sobre todo, desde hace unos años, con los negros que tenemos por aquí. Coño que cojan a uno de verdad, y que la den a la criatura unos euros por hacer el papel, o al menos para un bocadillo que seguro que lo agradecería.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que tenemos ciudadanos de color, de color negro, pero no están en el mercado de figureo, solo buscan sobrevivir. La pregunta es qué hacen en los países con mayoría de población negra para encarnar a Melchor y a Gaspar. ¿Pintan a alguno de blanco, o de rosa?.

      Eliminar
  4. A los reyes y a estos politicuchos lo que habría que hacer es deshauciarlos, más que echarles cartas.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo. Al menos mientras no me traigan la bicicleta. Un abrazo

      Eliminar