viernes, 29 de noviembre de 2013

LANGOSTINOS LOS DE SANLÚCAR

     Ha dimitido el máximo responsable del sindicato UGT en Andalucía.
-Déjeme usted pedirme otra ración antes, -  dicen que dijo en su despedida.  Y es que el marisco crea adicción.
-Deje usted su mesa,  digo,  su cargo,  a otro.-  le decían desde Madrid.
     El langostino ha sido patrimonio de la  derecha toda la vida de Dios y en boca de pobres venidos a ricos con bolsillos de otros se estropea y pierde consistencia,  como los congelados del supermercado de la esquina.
     El de Sanlúcar,  de Casa Bigotes,  allá en Bajo de Guía,  es bocatto di cardinaledi sindicale  y de gente con dinero,  en definitiva.
     Se perderá clientela y con ella toda una tradicción;  las reuniones en los sindicatos van a empezar a ser solo cosa de trabajadores hablando de trabajo.  Todo un asco.
    

8 comentarios:

  1. Boa tarde querido amigo!

    Obrigada pela a sua visita e comentário, no meu blog, foi uma honra te receber viu! volte sempre!!!

    Hoje conseguir lê seu texto, e vi que estavas indignado!

    Precioso texto, mais como você já diz tudo,trabalhadores falando sobre o trabalho.

    Querido, tenha um lindo final de semana!

    Bjs! Obrigada!

    Maria Machado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos olvidan con facilidad que son trabajadores, María. Que tengas un buen fín de semana, estimada amiga.

      Eliminar
  2. Hasta los bocadillos pasaban con cargo a la junta. Gentuza.

    Saludos Andrés.

    ResponderEliminar
  3. En Bajo de Guía, en casa Bigotes, raro era no ver coches oficiales y comidas de "trabajo", el trabajo de pelar los langostinos y nos imaginábamos quienes eran los paganinis, pero no hasta el punto que ha resultado ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El marisco se ha socializado, Tracy. Tanto comensal a costa del erario público lo ha vulgarizado.

      Eliminar
  4. Aquí ya no se salva de la podredumbre ni Dios, y es que claro el marisco tiene mucho gancho.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mucha la tentación, Rafa. Donde se ponga una centolla de la ría, que se quiten los principios, cualesquiera que sean.

      Eliminar