jueves, 21 de noviembre de 2013

PELIGRO EN LAS CALLES

  
     En cumplimiento de la sentencia sobre la llamada  Doctrina Parot,  acaba de ser puesto en libertad en Barcelona un pederasta asesino de un niño de 10 años.
     Este indeseable fue condenado en 1991 a treinta y cuatro años de prisión por estos hechos y diez años más por otro delito similar,  sin resultado de muerte,  contra otro menor.  Total cuarenta y cuatro años.
     Pero resulta que en aplicación de beneficios penitenciarios varios,  el malnacido de turno debió ser excarcelado en 2006,  o sea,  solo hubiera cumplido quince. ¿En qué país estamos?.
     La doctrina legal que lleva el nombre de otro repugnante individuo,  solo remedió en parte el desaguisado,  ya que al menos cumplió ventitrés de los cuarenta y cuatro años.  Lo cierto es que ha resultado ser solo un parche chapucero ante una legislación insuficiente que agradecer a los poderes públicos que disfrutamos.
    

4 comentarios:

  1. Antes de que esta gentuza saliera a la calle ya estaban los políticos que lo han permitido.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos presumir de poderes públicos; un legislativo que no trabaja sino para sus intereses y un judicial lamentable y partidista. Así nos va.

      Eliminar
  2. Esto es muy comun aqui donde vivo
    USA.....
    imposible de entender mi querido amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lamentable que tanto jueces como políticos se rasguen ahora las vestiduras. Son ellos los culpables por desinterés, por desidia, por vagancia. El partido que gobierna actualmente estaría echándose todos los días a la calle con su cohorte de obispos asociados, si la situación se diera con otros gobernando. Cordiales saludos, estimada amiga.

      Eliminar