jueves, 19 de diciembre de 2013

EAU DE CHAMUSQUÍN

     Si nos atenemos a la publicidad sobre perfumes que nos bombardea en esta época,  somos tontos,  lo parecemos o así les parece a los publicistas,  que es gente que sí lo es,  no lo parece y vive de ello. 
     El caso es que lo que se dice oler,  vamos a hacerlo bien durante los primeros meses del año,  como siempre,  para volver a hacerlo a nosotros mismos después.  No nos gusta como olemos,  cabría deducir,  a pesar de que nadie se huele a sí mismo y es el sobaco ajeno el que nos inquieta.
     Nos espera un año caliente porque nos seguirán dejando fríos.  Sube la luz,  la pobreza y el desánimo y crece el número de sinvergüenzas,  pero olemos mejor.
     Y oliendo a gloria tendrían que ir a la cárcel más de uno y más de diez que están pendientes de hacerlo pero esperan el indulto.  Nunca se vió tanta corbata en la puerta del presidio ni olieron tan bien los tribunales.
     Es que la justicia es igual para todos,  que dijo el rey,  igual de perfumada.
     Este es un pueblo adocenado,  que tiene lo que consiente y grita solo en su casa.  Le están dando leña y aguanta,  le saquean y se conforma,  pero oler,  lo que se dice oler,  huele divino.
     El ministerio del interior,  en su añoranza del franquismo,  ha adquirido un camión con cañón de agua para reprimir protestas y se plantea utilizarla mezclada al cincuenta por ciento con patchoulí moruno.  Que lo cortés no quita ni lo valiente ni lo oloroso.
    
    
    
    
    
    

8 comentarios:

  1. Pues sí, viendo los anuncios de Navidad, parece como si todos nadásemos en la abundancia y sólo nos hiciera falta un consejo publicitario para elegir en qué caprichito gastar nuestro dinero.
    Es demencial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demencial, inmoral, insolidario... Poco pueden pensar en perfumes quienes apenas llegan a tener para alimentar a sus hijos. Es alarmante la falta de pudor.

      Eliminar
  2. Por eso yo me voy al mercadillo navideño de la plaza Mayor y hago acopio de bombas fétidas para todo el año. Nadie se da cuenta. Estamos acostumbrados a lo fétido.

    Un abrazo Andrés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás sea nuestro estado natural. Nacemos hechos unos guarrillos y comienzan ya a lavarnos. ¡Nos quitan las defensas!.

      Eliminar
  3. No hombre; no te confundas. El camión cañonero de agua, es para apagar los contenedores que queman cuatro chiflados por las noches, y que no tiene nada que ver con los que protestan. En cuanto a lo de los perfumes, yo no he comprado uno en mí vida, ni cuando era joven para presumir. Es más cuando me afeito, ni me unto colonias ni nada de nada, Es que yo soy un macho ibérico de los de antes jajajajaja.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
  4. Yo sí, ya veo por la foto que tú no. Pues así no ligarás "na de na".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni con Cola, Rafa. Mi generación entrará en fecha de caducidad poco usada. Y oliendo a Varón Dandy.

      Eliminar