martes, 7 de enero de 2014

NUEVOS VIEJOS TIEMPOS

     Ya pasaron los reyes,  todos.   Unos dejaron ilusión,  otros la confirmación de una decadencia ya innegable.
      Entre medallitas ganadas con vaya usted a saber qué hazañas,  el rey balbucea.  Como a su antecesor,  mire usted por donde,  le mantienen como buenamente pueden,  tuerca allí y perno allá,  en lucha con el tiempo y las consecuencias de sí mismo.
      Ya no se llevan los reyes,  ni las princesas que viven en Suiza al abrigo de la distancia,  ni la justicia social.  Solo parece importar que la otra no toque en sus puertas y pase de largo.  Aunque sea igual para todos.
       Ha sido patético y triste;  alguien debería usar algo de sensatez y poner el fin a un desenlace inevitable.
       Comienza un nuevo año que nace ya cojeando con expectativas de continuidad en lo mismo:  la corrupción no pasa factura a unos y los otros viven encoñados en su propia ineptitud.  Tienen que elegir a otro para decir lo mismo y eso no parece fácil cuando se vive tan bien.  El nuevo año nos traerá la confirmación de que los tiempos,  como la estupidez,  no cambian nunca.   Solo se actualizan.
         

10 comentarios:

  1. ... se reciclan para seguir pasándonos por encima.

    ResponderEliminar
  2. Ellos se seguirán reciclando y enriqueciendo, y a nosotros como putos deshechos nos tirarán a la basura. Más de lo mismo del año pasado.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Rafa. Será una simple actualización, para peor, naturalmente.

      Eliminar
  3. Andres quiero pensar en positivo
    Ningun pensamiento negativo me guardo ya que me daña
    Y no quiero eso para mi
    Todo es mas facil cuando pienso lo mejor
    y si lo peor viene
    bueno en ese momento me preocupo
    mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena forma de pensar, estimada amiga. Solo un pero: si esperamos a que llegue lo peor para preocuparnos, a veces solo nos quedará tiempo para lamentarnos. Soy amigo de mantener la vista alzada y el punto de mira alto. Todo, hasta lo bueno, llega de lejos. Besos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Eres tú quien interpretas bien cuanto intento comunicar. Saber leer es más complicado que escribir. Cordiales saludos.

      Eliminar
  5. Siguen tensando la cuerda que parece ser extraordinariamente elástica.

    Un abrazo Andrés

    ResponderEliminar