martes, 25 de febrero de 2014

EL DEWATER DE HOY

     Es un debate,  otro,  entre inoportunos;  uno porque nunca debió llegar y otro porque jamás debió quedarse.
      España,  que aún así se llama esto,  es un país de contrastes y paradojas.  El llamado estado del bienestar,  dicen,   mamó en las ubres de la izquierda pero asomó a la derecha a mucha gente.
      Unos,  muchos,  porque se colocaron en la administración,  qué importa cual,  de cuñados de alguien o asesores de vaya usted a saber qué.  Miles de personas,  oiga que no exagero cuando digo miles,  sin otro mérito que haber estado ahí en aquél momento.   Y ahí siguen.
     A otros les ofreció el banco la compra del nuevo piso en un barrio de más postín,  con bmw y casita ilegal en parcela rústica por la que el ayuntamiento cobra IBI,  luz y agua sin registrarla.   En esta situación solo conservaron la pancarta los sindicalistas,  porque el marisco es muy reivindicativo.
     Y vino la derecha,  la peor derecha,  que no es otra que la que a veces crea la izquierda.
     Y así tenemos un presidente que no querían ni en su partido y un oponente en las últimas de sí mismo.  Ambos generan un dewater político de parvulario y letrinas merecedor del olvido.   Vienen tiempos de zozobra y ni siquiera creo que merezca la pena mantener unido un país que se castiga a sí mismo eligiendo para su gobierno a lo más mediocre de su ciudadanía.   A babor o a estribor es lo que hay y en lo más alto del puente,  quien menos ha hecho por mantener el supuesto prestigio de una institución cada día más obsoleta.
 
   
 
   
 
   

4 comentarios:

  1. Los dos principales, uno y otro, se deberían ir al carajo. Él que hay mandando lo que pinta es para joder. Y al oponente, ya hace años que se le pasó el arroz, y no tiene nada que aportar. Vamos que también pinta más bien poco.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona mi ausencia, Rafa. Lo mire por donde lo mire, estoy de acuerdo contigo. Al carajo con ambos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. El eterno debate entre lo malo y lo peor. Sin especificar quien es quien.

    Saludos Andrés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discúlpame tú también, Jaal. Ciertamente debatir entre lo malo y lo peor es poco constructivo No hay nada mejor a la vista.

      Eliminar