martes, 25 de marzo de 2014

LA PLUTOCRACIA

     Bernard Shaw parece que soñó la España contemporánea cuando escribía:  "  La plutocracia,  después de haber destruido el poder real por la fuerza bruta con disfraz de democracia,  ha comprado y reducido a la nada esta democracia.  El dinero es el que habla,  el que imprime,  el que radia,  el que reina y los reyes,  lo mismo que los jefes socialistas,  tienen que acatar sus decretos y aún,  por extraña paradoja,  que suministrar los fondos para sus empresas y garantizar sus utilidades.  Ya no se compra a la democracia,  se la embauca. "
     Se define la plutocracia como el sistema de gobierno en el que el poder lo ostentan quienes poseen las fuentes de riqueza.   ¿Le suena de algo?.
     Primero se inició el saqueo para cubrir las pérdidas de entidades mal gestionadas que se habían endeudado.  Ni un solo banquero en la cárcel a cambio de miles de desahucios y millones de parados.  Solo uno visitó ocasionalmente la trena y ello le costó el empleo a un juez despistado que creyó su deber hacer justicia.  Los otros son más listos.
     Basta comprobar la lista de consejeros de las principales empresas españolas para encontrar a decenas de personajes que han hecho carrera en la política.  A los gobiernos se les compra porque se compra a los políticos y a los reyes se les calla porque tienen cosas que ocultar.
     George Bernard Shaw,  que falleció en 1950,  más que soñar perfiló hasta el extremo nuestra actualidad política y social.  Debió ser una pesadilla pero a veces hasta las más espantosas se cumplen.
   

10 comentarios:

  1. No hay nada nuevo bajo el sol, la historia se repite una y otra vez.

    ResponderEliminar
  2. Pues parece ser, que al menos para este país, lo calcó.

    Abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos demasiado predecibles. O simplemente la historia siempre se repite.

      Eliminar
  3. Hola, otro autor de interés para el ciudadano a lo que interpreto según ese texto. Lo que me da rabia es que la mayoría del pueblo no tiene las luces suficientes para entender lo que pasa. Nosotros tenemos mucho poder en nuestras manos, pero no sabemos usarlo. No se trata de manifestarse un día y se acabo. Actuamos cada día de forma que fortalece el poder de los ricos. Cuando digo ricos, no hablo del que tienes varias casas y un buen coche, hablo de los ricos de verdad. Los de 1% que nos gobiernan. Gracias por la aportación.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por tus palabras y tu aportación, Encarna. La más usual fórmula de dominación de los pueblos consiste en mantenerles en la ignorancia. De eso viven algunas confesiones y muchos gobiernos. El nuestro lo tiene claro y está dando los pasos convenientes para limitar el acceso a la universidad. Cordiales saludos

      Eliminar
  4. Todo es un circulo que se repite una vez tras otras y me pregunto nunca aprenderemos de la experiencias de tiempos pasados.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La medida de la autosatisfacción del poderoso está en lo inalcanzable de su posición por parte de los demás. El estado del bienestar es una afrenta para quienes necesitan marcar distancias. El poder económico, aliado a las confesiones hechas a su conveniencia, es como una hiena que acude una y otra vez a mordisquear su presa. Cuanto más necesitada, más accesible. Saludos cordiales, Fus.

      Eliminar
  5. Sólo un cambio de conciencia, de mentalidad, nos podría hacer un poco más inependientes del sistema económico, y actuar en cada instante como decía Encarna, conociendo el valor de nuestras acciones, siendo imaginativos y creativos pienso que se pueden encontrar formulas alternativas que nos liberen del yugo del capitalismo, del pisahumanos de la plutocracia. Es muy bonito decirlo, mas lo importante es hacerlo. Enhorabuena por el blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa el retraso en contestar tu comentario, Luis. Quise tomar unas largas vacaciones y la mejor forma era no conectar con el blog. Creo que tienes razón en cuanto afirmas pero las respuestas no parecen fáciles. Al menos a algunos nos provoca inquietud cuanto sucede. Recibe un abrazo con mis disculpas.

      Eliminar