jueves, 4 de septiembre de 2014

EL CALIFATO

     En cuarenta años de dictadura solo nuestro tradicional amigo del sur se atrevió a incordiar con aquello de la marcha verde,  que no fue sino un burdo episodio pachanguero servido como guarnición en la mesa de nuestra retirada del Sahara,  acordada previamente y rubricada por una salida vergonzosa,  aún hoy repleta de incógnitas.
     Ahora nos amenaza el objetivo de un belicoso grupúsculo de resucitar el Califato de Al-Andalus.        A buenas horas.
     Como si desplazar a los socialistas de Andalucía fuera fácil.
     ¿Conoce usted a alguno que con independencia de su formación no haya sido o aún sea director general de algo?.  Pues se habrá decidido por  la rama gastronómica y será sindicalista,  que tampoco es moco de pavo.
     La reconquista española duró algo así como ocho siglos,  ocho.  A muchos se nos ve aún en la cara y en los gestos a alguno.
-Es que eres muy moro, -  nos dice la mujer.
     Pues sí que llegan tarde,  mire usted.  Ya somos una agrupación en precario de califatos,  cada cual a su manera.  Ya no es el general Tariq sino el registrador Rajoy quien mas o menos manda en este harén de socialistas de derechas,  de muy de derechas o de izquierdas con reparos,  con mayor o menor,  más bien esto último,   fortuna.  Otros ocho siglos no bastarían para desplazar a unos y otros del pastel que ahora meriendan.  Y usted y yo pagamos.
   
   

   

4 comentarios:

  1. Bueno... bueno.... que estos son muy persistentes y cada vez hay más.

    ResponderEliminar
  2. en ocho siglo la mezcla es totalmente un hecho
    ya las "sangres puras" son puras chocheras de ilusos y cabezotas jajaja

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo es una "aldea global ", como se dice ahora, desde que se inventó la rueda y el hombre aprendió a navegar. Lo que sucede es que aún ignoramos más de lo que sabemos. Y así nos va. Cordiales saludos, Elisa.

      Eliminar