jueves, 11 de septiembre de 2014

EL CULO DEL ALDEANO

     Los españoles conocemos por experiencia que de Francia no llega nada bueno y son ahora nuestros baloncestistas quienes se ven apeados del mundobasket por la selección gabacha.
     Ya se piden los ceses de no se cuantos responsables que naturalmente no tienen intención de dimitir.   Y un aldeano les enseña el culo.
     Hoy también ha tenido lugar el entierro del banquero Botín en la más estricta intimidad de quienes tengan entre sus cuentas,  de aquí y las de Suiza,  una considerable cantidad que les otorgue el carácter de íntimos.
     Algún mindundi se ha acercado a la finca con la cartilla de ahorros en la mano y un empleado le despachaba con amabilidad:
-No es suficiente para ser íntimo,  mire usted.  -  les decía.  Y un aldeano les enseñaba el culo.
     Pero lo más sonoro del día ha sido lo de Cataluña,  con una ingente cantidad de ciudadanos reclamando decidir si marcharse,  otra no menos considerable exigiendo quedarse y un gobierno en fuera de juego,  animado por su electorado más fiel que propugnaba el boicot a lo catalán hasta hace bien poco.
     Algunos de los que exigen han enseñado ya su culo y mostrado como quienes más defraudaban a Cataluña no lo hacían precisa,  ni molt honorablemente,  desde Madrid.   Y es que los dioses también tiene culo.
     En tiempos en que las naciones se constituyen en grandes grupos para su defensa e interés común, el separatismo sin mejores alternativas puede parecer aldeano.  Tanto como el espíritu de cerrazón de quienes han tenido en sus manos evitar que se llegue a este punto de difícil retorno.
     Nuestro particular aldeano no enseñará su culo a las ideas ni a los ideales,  sino a quienes desde ambas orillas de este absurdo charco,  les ha faltado altura para dialogar abiertamente.   Y la están cagando.  
   
   
   

4 comentarios:

  1. ¿Tanto trabajo cuesta ponerse de acuerdo?, ¡Pobre Botín! se ha muerto sin ver a una Cataluña independiente.

    ResponderEliminar
  2. Creí que ibas a mostrar el culo de Rajoy.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar