martes, 9 de septiembre de 2014

HIGOS CHUMBOS

   Como bien sabrá usted,  el higo chumbo es el fruto de la chumbera o tuna,  planta de la familia de las cactáceas.  Yo soy un ávido consumidor de este modesto producto, que debe barrerse en arena y posteriormente mojarse para que pierda la mayoría de sus afiladas púas.
     Aún así,  por más precauciones que se tomen,  siempre queda alguna que viene a clavarse justo en los dedos con los que tecleo cuanto usted lee.
     Suelo comprarlos,  a dos euros la docena,  oiga,  a jóvenes que se instalan en la cercanía de los mercados.  Gente que trabaja y se gana un jornal mientras miles de  " ninis " disfrutan de las playas.
     Y es que leo que el veinte por ciento de los jóvenes españoles constituye esa especie que ni estudia ni trabaja.  No digo yo que vayan todos a coger higos al campo,  mire usted.  Solo apunto al contraste.
     Este es un país de Telecinco,  de Chabelitas y Terelus,   de entrenadores de fútbol convertidos en marqueses y reyes con amigas íntimas.  Es un país con mangantes de chaqué y sinvergüenzas de postín.
     La cuna de Rinconete y Cortadillo.  Y de Roldán,  aquél impresentable que mangoneó cuanto pudo y le dejaron mientras era director general de la Guardia Civil.
     Y mientras el veinte por ciento de los jóvenes son  " ninis ",  el trece por ciento de los mayores de sesenta y cinco años tiene alzheimer,  también según leo.    Pues qué bien.
      Queda entre ambos segmentos una población de pagafantas para mantener con sus cotizaciones este cotarro.  Gente que,  al menos,  pueda permitirse pagar los dos euros de los higos chumbos.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡ Gordos y dulces !. ¡ El higo de Jerez !, como cantaban los vendedores callejeros....

      Eliminar